lunes, 18 de septiembre de 2017

No un sábado cualquiera: Feria en Alcalá y Festival en Chinaski

El título de la entrada viene muy a cuento por todo lo ocurrido el sábado 9 de septiembre en el que varios actos se juntaban en el mismo día. Algo que los madrileños ya estamos harto acostumbrados de esa manía "indirecta" de aunar varios eventos en fechas próximas. El principal, el 1º International Breweries Mini-Meeting en Chinaski al que también se le unió la 1º Encuentro Cultural de Cerveza Artesana en Alcalá de Henares, de menos índole que el primero. Por si fuera poco a esos habría que añadir el Beavertown Extravaganza en el que lo más granado del mundo craft madrileño estaba dándolo todo en Londres.

El día empezó rumbo a Alcalá de Henares a ver qué se cocía. No había por mi arte grandes esperanzas en encontrar alguna cerveza interesante ya que el cartel, quitando alguna, era un poco pobre. A saber: CCVK, Ebigma, Domus, Ebora, Gabarrera, La Cibeles, La Sagra, La Virgen, Maldita, Monkey, Speranto, Villa de Madrid y Vulturis. 


Es en CCVK donde pasé más tiempo, visto lo visto y donde pude disfrutar de una buena conversación con Daniel, su maestro cervecero el cual presentaba su CCVK 28038 IPA con toques maltosos y caramelo; y otras dos de su gama base ya conocida. Más allá del cartel de elaboradores presentes sí me gustaría comentar la buana organización que tuvo dicha feria y los buenos detalles que tuvo con los fabricantes. Paso a enumerar cosas que a pesar de ser la primera que se hace (he leido en la prensa que no se descarta hacer más) me agradaron enormemente y creo que alguna debe tomar nota:
  • Ubicación en la Plaza de Palacio, un sitio céntrico en Alcalá, al lado de su Calle Mayor que respira vida a raudales
  • Grifos para enjuagar los vasos, los cuales eran personalizados para la feria y que se compraban al precio de 2€.
  • Baños públicos portátiles cercanos a la feria.
  • Buena oferta de comida con numerosos food-trucks.
  • Casetas de madera para los elaboradores, con amplia barra y hueco dentro como para tener una buena remesa de barriles.
  • Facilidades a los fabricantes al permitirles llegar hasta su caseta asignada con el coche y descargar directamente. Aparte, parking cercano con descuento para ellos.
  • Cuota para los elaboradores irrisoria desde mi punto de vista, sólo 100€. Si se exponía una conferencia se tenía un descuento del 50%.
Ambiente de la feria de Alcalá de Henares
La gente qe se acercó el viernes por la tarde lo hizo en masa, muy buena aceptación por parte del público general. A lo que hay que sumar el enorme interés para conocer diferentes elaboraciones y estilos. Una más me tomé alí, la Maldita Pizpireta, una IPA con ciertos toques mentolados. A la hora que me fui, a eso de las 14:00, se empezaba a llenar de gente.

John Brus de De Molen
Tras ello me fui directo al Chinaski. El  plato fuerte del día estaba por llegar. Nada más llegar me encuentro a Jorge Solana hablando con el mismísimo John Brus de De Molen. Otros colaboradores asistentes fueron Andrea dell'Olmo por parte de Vento Forte, Tea Mona Rakipi de Oud Beersel y Stephen Andrews de Nogne. Tras hacer la rueda de reconocimiento a las cervezas disponibles y saludar a la gente: Ernesto, Ani, Isaac Beltrán empezamos a beber. Primero a por la Vento Forte Sour Session, con notas marcadas a albaricoque. La siguió la Vento Forte #31 Session; las colaboraciónes De Molen/Magic Rock Magic & Tricks y la De Molen/Tempest Sun & Moon. Tras ellas y para dar un cambio al paladar la Oud Beersel Oude Geuze Vandervelde 135 Years y dos de los hidromieles que había traído Apis, de Polonia: el Trójniak Staropolski y el Czworniak Korzenny, a cada cual más peligroso.

A esa altura ya había llegado Fernando (aka birrotes) y Dario, los cuales se iban después de concierto, de hecho muchas de las anteriores fueron compartidas con ellos a modo de tasting. Para no saturarnos de estar en el mismo sitio y aprovechando que en el bar Craft Against the Machine tenían la colaboración Laugar/Drunken Bros Hopzilla allí nos fuimos los cuatro. Disfrutamos sobremanera de esta cerveza. La estancia allí se completó tomándonos Fernando y yo una Agullons Barrica.

Vaya cuatro patas pa' un banco
De vuelta y aprovechando que pasábamos por Casa Zoilo hicimos un breve avituallamiento en donde nos tamos una cerveza, la Black Stroms Revolt por mi parte, acompañada de una tapa de mejillones con patatas fritas y un queso de Ávila que era para ponerle un monumento. Jorge se fue, Fernando y Darío se fueron y ¿yo...?..., al Chinaski de nuevo.

Me encuentro con Adrián Mateos y me pido una Nogne Sunturnbrew, después vinieron la Vento Forte Follower, la Oud Beersel Bersalis Tripel, la Edge Brewing Barrica 25, la Evil Twin/Westbrook Imperial Mexican Biscotti Cake Break, la Reptlian Disciples.... Viking Army! Bourbon BA y la colaboración de Edge/Brewski/Garage Mash IPA. Ni recuerdo en qué orden... os podéis imaginar.

En cuanto al festival dejando ya de lado "misaventurascerveceras":
  • La idea de Ernesto a mi entender ha sido muy buena. El hecho de traer representantes de cervezas que son referentes ha ayudado no sólo a un acercamiento por parte de los asistentes a ellos sino un interés mayor por muchas elaboraciones que de otra forma no hubierna llegado a España.
  • La pizarra que tenía el Chinaski era más que buena y es que a la visita de los representantes de cuatro cerveceras y un fabricante de hidromiel se le sumaban grandes cervezas del panorama nacional e internacional.
  • El espacio en principio me pareció que sería escaso pero a la larga fue más que sufuciente: seis invitados lo máximo; y eso teniendo en cuenta que los representantes no estuvieron todo el rato..., que también harían/hicieron sus pinitos con otros fabricantes madrileños...
  • Todo ello teniendo como ventaja que la cerveza era en vaso de cristal limpio, de unos 20-22cl y al precio de 2.5€ si se compraba un pack de 10 tokens (ese era el médio de pago) que se compraban en la misma barra del local. Menos de 10 tokens las cervezas, repito de unos 20-22cl, salían a 3€.
Ambiente del Chinaski por la noche
Ya la Feria de Noblejas que tanto nos gustaba ha terminado sus ediciones de gloria, me fastidia en principio porque creía y así lo vaticiné el año pasado en la crónica, que se iba a consagrar como una de las fijas del panorama cervecero. Ahora en Madrid nos tenemos que acostumbrar a este formato de minifestival. Está claro que no debemos ni podemos comparar la una con el otro. La una, la Feria con muchos más asistentes, predominando nacionales y de reputado nombre. El Minifestival con pocos elaboradores pero selectos y trayendo en algún caso productos que no salen de su país de origen... al menos de momento.

Por otro lado el minifestival puede ser otra alternativa a acoplar a un hueco que había quedado abierto con las Ferias de Cerveza Artesanal celebradas en L'Europe y que no se había cubierto hasta ahora. En Madrid ya no sólo tenemos la Feria de Noblejas, que encima no era en Madrid, sino a unos 70Km. Poco a poco van apareciendo algunas que pueden suplir esa falta. Este año de hecho hemos tenido el Madrid Fusión, el BeerMad, el Beergote, etc; y alguna que repite en un futuro próximo. Ciertas ferias de resultado catastrófico y en otros casos con buena aceptación.

Tiene pinta que se va a volver a repetir ese mismo formato... bienvenido sea porque como ya he dicho más arriba, lo importante era tapar un hueco que ahí estaba sin cubrir y que además puede ser complementario con las ferias que se celebran en la capital.

Salud y buena birra...

lunes, 11 de septiembre de 2017

Bares qué lugares. Beer Corner. Zaragoza #2


Al igual que la ciudad de Zaragoza están ligadas a la figura de Goya en el cual las "luces y sombras" forman parte de su extraordinaria obra; en mi caso son también luces y sombras con lo que me voy a quedar después de, ya por fin, conocer los dos lugares cerveceros más carismáticos de la ciudad (sin contar la Tabierna Ordio Minero...). El primero conocido hace poco más de una año, el segundo hace unos diez días y ambos abiertos desde el 2015. El primer fin de semana de septiembre fui a conocer in-situ el Beer Corner. En este caso, este local forma parte de "las luces".

Pude visitar el Beer Corner, como digo, hace poco más de una semana y después de una cena que si bien no fue muy copiosa si que fue digna de mención y que perdurará en los anales de "mi" historia. El sitio: en el Bar Estudios, local especializado en quesos, aunque también se pueden degustar otras viandas. Desde la calle se puede oler el intenso aroma a queso que al acceder al local se hace más presente. Una pena que las glándulas olfativas se acostumbren tan pronto a los olores debido a su pronta saturación. Se debería oler ese aroma durante toda la estancia.



El mundo está lleno de casualidades y una de ellas es que el mencionado Bar Estudios se encuentre a tan solo cinco minutos del local cervecero protagonista de esta entrada. Aprovechando una cosa no podía dejar de lado pasarme por el Beer Corner. Varias razones tenía que me forzaban a ello: la primera que podía comparar con el otro local cervecero de la ciudad, el Hoppy; la segunda las buenas referencias que había leído en las redes sociales sobre el local; y, la tercera que como a todo beer-geek me gusta conocer los locales cerveceros de los lugares que visito.


Así es que, allí es como me vi, entrando a eso de las 22:30. La hora justa como para probar alguna cosa, más bien queriendo enfocarme en lo "local" y llevarme un buen sabor de boca. Me siento en mi lugar preferido de todos los bares cerveceros, cerca de los grifos; aunque en este caso el disponer de trece de ellos sobre la barra facilita mucho ese hecho. Miro la pantalla de lo que había pinchado y pienso que la noche será un poco larga. Tenía que madrugar para seguir con mi viaje al día siguiente que me llevaría al Encuentro de Coleccionismo de Replega en Monzón, que ya se ha convertido en todo un clásico a los que no fallo.


Al pedir la primera empiezo a entablar conversación con Iván; co-socio fundador del local y uno de los elaboradores de la cerveza bajo marca TITAN Craft Beer. Hablamos de todo un poco, de lo local, de lo extranjero, de cómo empezó todo con respecto al Beer Corner y la semejanza con otros elaboradores que por las mismas razones dejaron su trabajo de forma forzada y que aquellos ahora se codean con lo más granado del panorama cervecero y con locales o fábricas "satélite" en Barcelona, lejos de su lugar de origen, Pamplona.

Las cervezas van cayendo. Unas veces porque las mismas invitan a ello, otras veces porque la conversación hace lo propio. Primero una Populus IPA Melocotón, Sergio ha acertado de pleno en esta cerveza. Luego una Edge Blacklight, una BlackIPA con más toques cafetosos que lupulados; pero teniendo en cuenta lo complicado que es acertar con el término medio en este estilo, esta no está nada mal. Siguieron dos elaboraciones de Dry & Bitter de quien no había probado nada y que me dejaron con la sensación de tomarme alguna más, sobre todo en el caso de la Dank & Juicy, más que en el caso que la Fat & fruity. Todo ello acompañado de unos pimientos del piquillo rellenos que me sacó Iván con ligeros toques picantes que entraron como si nada, muy ricos.



Ahora que estoy a mitad de mi beer-session voy a comentar sobre el ambiente. Muy tranquilo a pesar de que era viernes noche; con gente cervecera en grupos hablando de unas cosas y otras que ni me iban ni me venía. Pero lo que más me llamó la atención es la gran aceptación de la gente a probar nuevas cervezas que van saliendo. Iván me lo comentó y yo lo pude comprobar in-situ. Muchos de los que allí estaban según me dio la impresión eran habituales del local, otros no tanto pero la gran mayoría atreviéndose con cervezas totalmente nuevas con tal de experimentar nuevas sensaciones. No obstante, el local tiene unos tres o cuatro grifos de cerveza para neófitos en este mundillo; no falta una buena Lager o una buena de Trigo para paladares no tan acostumbrado a alfa-ácidos o maltas tostadas. Y por si fuera poco también posee cuatro neveras con más de cien referencias para todos los gustos.

Por mi parte muchas de las cervezas de la pantalla ya las había probado. Ese afán de beer-hunter que me sale muy a menudo me llevó a beber todas las que no había Rateado previamente y así es como llegué después de las anteriores a la Titán Orange Chocolate Porter. Una cerveza que apunta buenas maneras si bien le faltaba un poco más de guarda. Como colofón, o al menos eso creía yo, una cerveza que desde que entré me fijé en ella y la cual no me quería dejar pasar bajo ningún concepto. La Prairie Bomb! es de esas cervezas como tantas otras que no dejan indiferente a uno. Un taponazo de 13% ABV todo muy bien integrado junto a las maltas tostadas, el café, matices dulzones procedente de notas a fruta madura... Para repetir una y otra vez.

No sé qué hora sería ya pero desde las 22:30 que entré al local hasta entonces ya creía que se me había ido de las manos. La charla con Iván sobre los viajes cerveceros, las pocas posibilidades que tienen ellos de hacer lo propio, y es que el trabajo en hostelería hace muchas veces que uno no pueda moverse todo lo que quisiera; y si lo hace es con el "permiso y beneplácito" de otro que se queda atendiendo el negocio... Todo ello propició que Iván sacara una botella de Oud Beersel Oude Kriek. Una de mis preferidas dentro de su estilo y que fue el remate a una noche inolvidable que estaría dispuesto a repetir cada vez que vaya a Zaragoza. El Beer Corner ya está entre los fijos cuando vaya a Zaragoza.




Dirección: Calle del Heroísmo, 2
Horario: de lunes a miércoles de 18:00 a 23:00.
Jueves y viernes de 18:00 a 01:30.
Sábado de 12:00 a 15:00 y de 18:00 a 01:30.
Domingo de 12:00 a 15:00 y de 18:00 a 23:00.
Facebook: /beercornerzgz/

miércoles, 2 de agosto de 2017

Nørrebro Pisner. Cerveza a partir de pis humano

Ya hacía tiempo que no aparecía una noticia como esta. Yo diría que el mismo tiempo que es lo que hace que yo no publico algo parecido (link).

Ya tenemos cerveza elaborada a partir de pis humano.

Los ideólogos de esta delicatessen no son otros que los de la micro danesa Nørrebro Bryghus que viendo la base de datos de Ratebeer se ve que les cunde hacer cerveza ya que cuentan con un historial de 420 elaboraciones diferentes.

Mediante el Proyecto Beercycling el "Danish Agriculture and Food Council" recogió durante el desarrollo del festival de música de Roskilde (localidad cercana a Copenhague) de hace un par de años la cantidad de 54.000 litros de orina procedente de los asistentes al mismo. Los aportantes sabían a qué fin se iba a dedicar su orina así es que tuvo una gran aceptación. De hecho en los urinarios a tal efecto había un inmenso cartel que decía literalmente "No deseches tu pis. Los granjeros daneses pueden convertirlo de nuevo en cerveza". Con este reclamo no me extraña de la gran aprobación que tuvo la idea.

Durante la primavera de 2016 un total de 50 toneladas de esta orina fue usada para fertilizar la cebada, obteniendo al final del proceso la cantidad de 11 toneladas de malta de cebada. El Proyecto les permite dar una segunda oportunidad a cualquier producto que sea tirado por el desagüe. Según Karen Hækkerup, CEO de dicho Consejo, "si se puede hacer una cerveza con orina como fertilizante, se puede reciclar casi cualquier cosa".

El Danish Agriculture and Food Council en colaboración con Nørrebro Bryghus en total ha elaborado un total de 60.000 botellas de Nørrebro Pisner, que es el nombre de la cerveza. Muy propio el juego de palabras. Según Henrik Vang, director ejecutivo de la cervecera, están muy satisfechos con su participación en el Proyecto ya que ayuda a la sostenibilidad y lo cataloga como un "proyecto interesante"; aclarando por supuesto que la cerveza no tiene ningún resto de pis humano.


Me da que pensar un par de cosas: que viendo esto se puede ver casi cualquier cosa dentro de la elaboración de la cerveza; y que veo cierto sentido a aquella infantilona canción de Los Toreros Muertos quese lamaba "Mi Agüita Amarilla" en el que dicha 'agüita' cobra hasta vida propia..., con él os dejo.




Fuente: Proyecto Beercycling (Link)
           Noticia (Link)
           Fotos (Link)

jueves, 6 de julio de 2017

Sobre el coleccionismo breweriano... un pensamiento


Hay veces que toca hablar desde lo más profundo del alma, más bien hablar... pensar.

Desde hace unos meses veo que como si fuera una pandemia la desgana por dejar de coleccionar objetos relacionados con la breweriana; eso unido a algunos "malos rollos" que han habido en las redes sociales da... eso, que pensar. 

Hace cosa de seis meses José B.S.S. publicaba en las redes sociales que dejaba el coleccionismo. Uno de los mejores coleccionistas, si no el que más, de objetos cerveceros de su querida Estrella Galicia lo dejaba porque "los coleccionistas no somos queridos por las grandes marcas". Ahora está más dedicado a catalogar todo lo que tiene, que no es poco; aunque si aparece algo que no tenga va a por ello.

Hace un par de meses yo mismo me tuve que deshacer de mi colección de tapas de barril de cerveza. Con pesar al principio, ya que cuesta mucho ir juntando las piezas, muchas de ellas muy antiguas, pero cuando eso se convierte en obligación ya no gusta tanto..., y además no gusta nada si la propia colección te la están haciendo algunos amigos también coleccionistas cerveceros por el hecho de que uno mismo la tenga parada. Y lo bueno..., o lo malo, según cómo se mire es que aquella colección de tapas de barril no será la única que abandone mi habitación para proporcionar otro hueco a no sé qué, siempre hay algo...

Desde hace un par de semanas mi buen amigo Txema M. anunció que dejaba el coleccionismo de posavasos de cerveza. Como un tsunami la noticia recorre las redes. Uno de los mejores coleccionistas, uno de los decanos de este tipo de breweriana lo dejaba y no había marcha atrás. Según él “ya no disfruta de las colecciones ni seguir el ritmo del material que constantemente va apareciendo”. Hace años se deshizo de su excelente colección (por lo que me han contado “los viejos del lugar”) de latas de cerveza. En estos momentos nos cuenta que continúa coleccionando las chapas de cerveza, agua, etc. de España.

¿Quién será el próximo que diga que se cansa de coleccionar? ¿A qué hemos llegado en esto del coleccionismo? Una vez que empezamos, ¿estamos obligados a seguir con ello para toda la vida? ¿Qué nos ata?

Llevo coleccionando material cervecero desde el 1998 cuando empecé rebañando mis primeros posavasos de una cervecería ya cerrada en Madrid. Aún los recuerdo: uno de Grimbergen y otro de Barbar. Todo fue el empezar. De ahí, de ir cogiendo los posavasos de todas las cervecerías a donde iba, a conseguir mis primeros rusos, luego los africanos, uno de la Zambezi, asiáticos y centroamericanos... A medida que se va consiguiendo material, mucha de las veces gracias a internet el hueco disponible en casa es menor. Una cosa y la otra son inversamente proporcionales. Las redes sociales hicieron el resto y para un coleccionista no enfocado en un país, como no es mi caso, puede ser inimaginable la información que debe procesar (intercambios, novedades, memorizar los que tiene,…). No me puedo hacer a la idea pero yo me cansé de coleccionar posavasos de cerveza de todos los países habidos y por haber. Ahora centrado en España y Portugal es bastante más llevadero; aunque en algunos momentos puntuales llegue a agobiar.

Y hasta ser enfermizo, pero no en el estricto sentido de la palabra. Soy de la opinión que lo más gratificante del coleccionismo es la oportunidad que se te brinda para encontrar ese objeto, ya sea posavasos, etiqueta, botella serigrafiada, etc. fuera de lo común; y por encima de cualquier cosa, todo el proceso de búsqueda que ello conlleva. A mí me ha pasado no pocas veces que tras buscar cierto material durante años, en un momento y con unas circunstancias dadas ha aparecido ese mismo como por arte de magia y como si me hubiera estado esperando todo el tiempo. Por regla general los estudios acerca de ello dicen que el coleccionista se caracteriza como una persona organizada y hasta cierto punto obsesiva; buscando, muchas de las veces, de ampliar conocimiento dentro de una rama; e incluso me atrevería a decir que agiliza la memoria y retrasa el envejecimiento neuronal.

Y por ello creo que el que ahora colecciona algo, toda su vida lo va a querer hacer. Aunque se haya desprendido de parte de su colección, la persona lo lleva grabado a fuego en su material genético. Es irremediable y algo en lo que contra ello no se puede luchar; o acaso ¿puede una persona luchar contra su calvicie teniendo antecedentes que también la sufren? No es una obligación, es una necesidad vital.

Y es que nos ata la pasión. Como he dicho más arriba por el hecho de conseguir una pieza que nos falte; o porque esa pieza sea única o incluso que no esté catalogada hasta ahora, etc. El psicólogo Ricard Cayuela afirma que “la actividad de coleccionar resulta beneficiosa en muchos sentidos porque produce relajación y la satisfacción anímica de conseguir cosas, además de la contemplación de algo que para el coleccionista resulta bello o precioso”. Y esa satisfacción en una persona coleccionista será para toda la vida. Más si cabe si encima de todo ello la puede visualizar y mostrar a otra gente.

Las colecciones son para disfrutarlas y mostrarlas y por mucho que queramos, aquellos que tenemos ese pedazo de firma genética la tendremos para siempre. Se pueden pasar buenos momentos o algunas veces menos buenos momentos pero nunca nos podremos salir de esa necesidad que es coleccionar cosas. 

Hay una cosa que está clara: la labor que les hacemos a cualquier empresa, grupo, corporación, autónomo cervecero,... es inmensa e impagable. Guardamos como tesoros lo que ellos han hecho para promocionar su cerveza, le damos a conocer y lo divulgamos gratuitamente, ya sea en páginas webs, en redes sociales, o en los intercambios que hacemos con ello. Demasiado hacemos con seguir coleccionando esos objetos cuando muchas de las veces no somos recompensados por ello. Pero es irremediable...

Animo a todos aquellos que se plantean alguna vez en dejar de coleccionar algo. Dadle dos vueltas a ese pensamiento antes de cualquier otra opción. Repito, no se puede hacer nada contra ello. 

Ya personalizando: José, la labor que has hecho en favor de Estrella Galicia ha sido encomiable durante años, por favor sigue haciéndolo. Si ellos no te lo valoran el resto de coleccionistas sí que lo hacemos. Txema, sé que llevas por delante varios frentes a los que dedicas muchas horas pero tu colección de posavasos no se merece que sea desmenbrada entre varios coleccionistas; da una vuelta a lo que te comenté de coleccionar posavasos hasta la década de los 80 o 90, por poner un ejemplo. 

Mucha fuerza a ambos y a todo aquel que se plantea en algún momento en dejarlo. Sólo siguiendo en esta afición divulgamos cultura cervecera gracias a este sano hobby como es el coleccionismo de breweriana.

miércoles, 28 de junio de 2017

Beergote Fest. La Crónica

Ya tenía ganas de escribir una crónica de este tipo y es que por un motivo u otro, después de todas las ferias que han habido en Madrid, unas mejores y otras muy malas; esta del Beergote Beer Fest es la primera a la que he podido asistir en el transcurso de este año.



Se celebró desde el viernes 16 al domingo 18 de junio en las instalaciones del MEEU (Madrid Exposiciones y Eventos Urbanos), en la muy bien localizada y de fácil acceso Estación de Chamartín y estuvo organizada por Cervezas La Cibeles y Madriz Hop Republik.



Yo asistí únicamente el sábado a eso de las 14:00 y a esa no había mucha afluencia de gente. Según lo que me comentaron con respecto al día anterior el mayor problema fue el intenso calor soportado; cosa que fue corroborada con los cerveceros con los que tuve ocasión de hablar. Al llegar al recinto mi temor por el calor se diluyó ya que si bien la temperatura no era del todo fresca estaba muy por debajo de la que hacía en la calle en medio de una ola de calor en Madrid.

El tema del vaso fue muy criticado en alguna feria anterior de la capital. En este caso su precio era de unos razonables 2,5€ y con una capacidad de unos 30cl; con el logotipo de la feria pintado; el cual pasará a mi colección particular de vasos festicerveceros. A la vez de comprar el vaso se nos proporcionaba un folleto con los cerveceros asistentes.

La afluencia no era mucha, la misma tendencia que la del día anterior. Se podía pedir cerveza con facilidad, no era lo que me he encontrado en otras ferias en las que he tenido que esperar un rato. Había algún productor que otro que si la asistencia en la tarde del sábado no mejoraba lo que había sido el día anterior; ese mismo día plegaba y se marchaba sin esperar al domingo. 


Con respecto a esto, el cartel cervecero dice mucho y es que éste en comparación con otros de otras ferias era más bien flojo. Los elaboradores asistentes fueron 30 y los había para todos los gustos, a saber: algunos elaboradores consolidados en el panorama cervecero: Mad Brewing, Sevebrau, Tyris, Basqueland Brewing Project; otros con un futuro prometedor: CCVK, Hecatombe, Brew & Roll, La Verbena; y otros que buscan hacerse un hueco en este complicado mundo asistiendo a ferias y dando a conocer su más que mejorable producto: Octavo Arte, Patanel, La Bicha.

En cuanto a los estilos cerveceros en todos los productores mandaban las IPAs o similares (Session IPAs o IIPAs); si bien también se podían encontrar también algunas Golden Ale, Porters, de trigo o incluso alguna muy lograda Radler.

Para terminar y como siempre suelo hacer vamos a ver los aspectos que resultaron buenos según mi punto de vista y otros que habría que mejorar para una próxima vez.

A mejorar:
  • La calidad de los cerveceros asistentes. Bien es cierto que todo el mundo debe tener su oportunidad pero creo que a Madrid ya no le toca pasar por ese trago de traer a cualquiera con el fin de rellenar hueco. 
  • Si bien el recinto en el que estábamos cabían todos los productores en algunos momentos y horas sí que era necesario estar sorteando a la gente para ir de un lado para otro. Se echaba de menos un poco más de separación entre los productores.
  • La limpieza de los vasos había que hacerla en los baños habilitados en el propio recinto. Algún productor se prestaba a enjuagarte el vaso pero no todos ni mucho menos y los que lo hacían creo que era un poco por compromiso. La mayor parte de las veces el sistema era escurrir la última gota de cerveza en el suelo y volver a llenar el vaso con otra. Me comentaron que se había puesto grifos en el exterior pero yo, sinceramente, no los vi.
  • No puedo opinar por mí mismo de la comida. Había un puesto a la entrada que servía salchichas y similares. La calidad y la abundancia parecía buena por lo que pude ver en algún plato pero no pocas personas me dijeron algo sobre el alto coste.

A destacar: 
  • La ubicación del recinto, de fácil acceso y bien comunicado. 
  • El vaso y su capacidad fue más que idónea para poder probar una gran variedad de cervezas. 
  • Complicidad con los elaboradores, al menos a primera hora en la que había menos gente. Muchos de ellos se prestaban a hablar largo y tendido con uno mismo. Quién sabe si con tal de abrirse mercado o de buscar compañía en esos momentos de como digo escasez de afluencia.

No me pudo despedir sin citar las cervezas que más me gustaron, siguiendo mi costumbre. Dicho lo cual la que más me gustó con mucha diferencia fue la Basqueland Brewing Project Imparable IPA y la Mad Brewing Mosaic Lychee; aquellas que deberían mejorar y mucho son las elaboradas por los productores que he indicado más arriba que están buscando un hueco dentro de este mundillo.




Nada más, desearle toda la suerte del mundo a este nuevo festival para que haya una próxima vez mejorando, eso sí, el cartel de cerveceros asistentes.

miércoles, 7 de junio de 2017

Ratebeer, ¿cómo has podido hacerme esto?

Salgo por un momento de mi retiro monacal para anunciar una noticia que ha llamado la atención y ha conmocionado en todo el mundo cervecero...  a todos los niveles. Muchos de vosotros ya lo habréis leido en redes sociales, artículos, etc.

El pasado viernes 2 de junio a las 16:06 hora local de la costa este de los Estados Unidos el CEO y fundador de Ratebeer, Joe Tucker, anunciaba que ZX Ventures, una empresa dependiente del mayor grupo cervecero del mundo, AB Inbev, había comprado una parte de dicha página web sobre valoraciones cerveceras. ZX Ventures ("grupo global de crecimiento disruptivo", que alguien me lo explique, por favor) según cita en su web se dedica, al menos una parte, de crear estadísticas sobre tendencias cerveceras, ¿qué se está bebiendo?, ¿por qué?, ¿qué es lo que se beberá en un futuro?, etc. Todo con el fin de que "cuanto más sepan acerca de los consumidores y productos, más posibilidades tienen de anticipar sus necesidades futuras".

Esto no ha surgido de la noche al día. Llevamos así desde octubre pasado, teniendo los primeros contactos en febrero de 2016. ¿Por qué se ha hecho público ahora y no en su día?, ¿por qué tanto secretismo?. El 26 del pasado mayo el mismo Joe Tucker anunciaba en el foro de Admins que tenía que hacer un anuncio a nivel mundial. Tras unas respuestas mostrando gran espectación, hasta hubo alguno que dijo que iba a anunciar que RB había comprado Untappd (qué cosas Carlos Madrid...); hubo otro, uno de los Administradores más activos y reputados que dijo "Joe ha vendido Ratebeer a Ab Inveb por 2 billones de dolares"; medio en broma, medio en serio. El comentario pasó desapercibido pero no se había desviado mucho (quizás por la cantidad de dinero) de lo que anunciaría días después.

AB Inbev ya movió ficha ahora hace casi un año cuando se fusionó con el segundo grupo cervecero del mundo, SAB Miller. No sin antes obtener los beneplácitos de sus mayores accionistas y diversos gobiernos como el estadounidense o el sudafricano. Con ello se lograría un absoluto monopolio en la fabricación de la cerveza a nivel mundial, produciendo más del 30% de la misma y con presencia en más de 80 países.

Después de otros movimientos dentro del ambiente cervecero, ahora viene la compra de participaciones en la página web de ratings mayor del mundo y la que tiene más influencia dentro del sector. Una web con una base de datos de más de 510.000 cervezas, con poco menos de 28.000 productores, casi 8.5 millones de ratings y más de 469.000 miembros, entre otras cifras mareantes.

Viendo todos estos datos y el interés que puede generar a su alrededor, ¿Hasta qué punto RB no va a estar bajo el ojo supervisor de AB Inbev?. Ante esta posibilidad Sam Calagione, fundador y propietario de la norteamericana Dogfish Head Brewery ha comunicado en el blog de la propia web cervecera que todos los ratings de sus cervezas sean retirados. Hasta ahora están todas pero ya veremos de aquí a unos días si esta medida se lleva a cabo o no. Por no hablar de lo que han dicho muchas micros suecas, en el mismo sentido que la Dogfish Head, según el Admin zonal.

También hay movimiento como no podía ser de otra manera en los foros de RB. Una muestra:
Todo un aluvión de respuestas, unas críticas otras menos. 

Soy mienbro desde 2007 con más de 3700 ratings (pero con actividad real desde agosto de 2011). Pero también como muchos sabréis también soy Administrador de Ratebeer para España, un trabajo que he desempeñado siempre con la ayuda de los usuarios más activos de nuestro país. Un trabajo que he realizado altruistamente, por amor al arte. Al arte de hacer cerveza. Siento detrás mía como una espada de Damocles sin saber qué hacer, al menos a corto plazo. No descarto nada. ¿Mi usuario Premium?, ya se verá cuando se me acabe la cuota en octubre, como digo no puedo ni quiero aventurar nada y supongo que si me plantearía dejar de ser Premium automáticamente dejaría de ser Admin.

Por otro lado es tanto el sentimiento y estima que tengo hacia esta página, no por el hecho de sus ratings, que como siempre digo hay que ahondar mucho para definir una cerveza como maravillosa o no por el simple hecho de tener unas cuantos buenos ratings, así como mi postura crítica para otorgar ciertos premios; sino porque gracias a ella se ha ayudado a difundir la cultura cerveza por todo el mundo. Lo queramos o no es así. Esté AB InBev detrás como si están además las otras dos grandes corporaciones: Heineken y Carlsberg. Ratebeer ha universalizado y popularizado la cerveza.

Una de las normas de RB y es algo que más o menos en España se ha llevado hasta ahora de la mejor forma posible es que los propietarios de las cervezas (y locales) no se pueden auto-valorar a sus propias cervezas (o locales). ¿Y ahora?. Formamos parte del mayor conglomerado cervecero del mundo que a saber lo que van a hacer con mis ratings, cómo los van a utilizar, con qué fin y qué van a hacer de beneficio. Porque desde luego no lo han hecho para perder dinero. Sin lugar a dudas creo que ha habido desde el principo hasta ahora una falta de transparencia. Esa falta de transparencia unido al escaso sentido ético va a dar como resultado una falta de credibilidad, que ya de por sí tenía en algunos aspectos, con la consiguiente pérdida de identidad.

Lo pone bien claro en la web de ZX Ventures: "Sí, nuestro objetivo es generar ganancias, pero estas ganancias no vendrán sin antes crear sonrisas y de hacer del mundo un lugar mejor a través de sus productos, tecnologías, experiencias y servicios innovadores". ¿Nos llevará esto a una standarización de los productos por el simple hecho de una estadística en un lugar determinado?, o ¿todo quedará en segundo plano bajo el siempre vigilante "ojo rojo de Sauron", el de AB InBev?

Ya se verá...

martes, 28 de febrero de 2017

Comparativa de catas #2. Yria-Guinea Pigs! Estigia

Un día de la semana como cualquier otro, una noche cualquiera; más bien la noche de un sábado a un domingo... Hace mucho tiempo que tenía yo ganas de una cata vertical, o mejor dicho... de ESTA cata vertical. Aunque de verticalidad tenga poco a decir verdad ya que comparo una misma cerveza de dos años consecutivos a la cual en la primera versión se le añadió ron añejo y a la segunda versión Bourbon Jack Daniels. Lo normal como sabemos es comparar la evolución de una misma cerveza durante cuatro o cinco años en adelante.

Antes de nada vamos con unos antecedentes. La Estigia Imperial Stout fue una colaboración entre Yria y Guinea Pigs y elaborada en las instalaciones de El Oso y el Cuervo. La botella la conseguí gracias al crowdfunding del cual ya comenté en esta entrada. Muy difícil de conseguir entonces, allá por principios de 2013, ya que únicamente estaba disponible para los que habíamos participado como mecenas para conseguir el fermentador..., ahora creo que resultará imposible; sólo se nos dio dos botellas de esta cerveza, aparte de otras dos de mead y veinte de la increible Quimera. La segunda con los mismos protagonistas pero esta vez cambiando el añadido de ron añejo por "dos botellicas del Tio Jack" -como reza literalmente en su etiqueta-. Fue más fácil de conseguir. Estuvo disponible en al menos una tienda madrileña de 2014 y a raiz de mis impresiones finales que veréis más adelante una pena que no me hiciera con más de dos botellas que son las que compré en su día.

El día que me las abrí la primera versión de Estigia, a la que se la añadió ron añejo contaba con casi cuatro años de guarda; la segunda un año menos. Desde el día que me hice con ellas han estado 'aparcadas' en casa, en una habitación en donde apenas hay variaciones de temperatura (como dice un termómetro a tal efecto); ahí la calefacción está cerrada y en verano se bajan las persianas; desde ahí a la nevera en donde ambas han estado una semana en la misma balda una al lado de otra. Abiertas a la vez, servidas y dejando un impass de unos tres o cuatro minutos antes del primer trago. Todo un ritual. Vamos a ver cuáles fueron mis impresiones.

Estigia 2013 (con añadido de ron añejo).  Al verterla parece poco densa, fluye muy rápido de la botella a la copa. Color negro con una fina capa de color beige claro, bastante duradera. Aroma a grano de café y chocolate negro pero sobre todo predominando las notas a maltas asadas; a medida que toma más temperatura las trazas a tabaco son más evidentes. Sabor con notas amargas, algún recuerdo a humo de tabaco y café en grano también en buena presencia. Final con leve amargor, sensación de sequedad, ligera en el paladar manteniendo las notas ahumadas iniciales.

Estigia 2014 (con añadido de Jack Daniels). Más densa que la primera versión. Color negro y la única espuma que puede verse es alrededor de la copa una finísima capa. Aroma con notas dulzonas, con matices a higos y uvas pasas y ligeros toques a Bourbon. En boca resulta algo dulzona, sin llegar a ser empalagosa, predominan las notas a Bourbon con matices a azúcar tostado y fruta madura, ciertos toques al coger temperatura a vino especiado, tipo vermuth. Se nota más el carbónico que su hermana mayor, notas en el retrogusto a turba y fruta madura con buena presencia alcohólica. Densa y cremosa en el paladar.


Nada más que añadir, aparte de decir que este tipo de catas está muy bien por lo que se aprende, por lo que se disfruta y por lo que satisfacen. Lo malo es que muchas veces uno no tiene la suficiente paciencia como para mantener una/s botellas en guarda hasta que llegue el día en el cual se den los ánimos y condiciones como para abrirlas.