lunes, 22 de diciembre de 2014

Bares qué lugares. Cervecería Cimmeria. Oviedo #2

Con muchísimo más retraso del debido continúo con la segunda cervecería que tuve ocasión de visitar durante mi estancia un fin de semana largo en Oviedo allá por el mes de mayo. Por orden de visita ésta no es otra que la Cervecería Cimmeria.

Cimmeria Cervecería

Al igual que el Ca Beleño que ya di rienda en esta entrada, Cimmeria también está situada en la Calle Martínez Vigil, dos número más allá de aquel, en el número ocho y por ende muy cercano al núcleo "sidrero" por antonomasia de Oviedo como ya comenté en la citada entrada.

El luninoso de Löwenbräu a la entrada ya nos avisa que estamos allí y desde fuera gracias a una cristalera se puede divisar todo lo que ocurre dentro; todo el ambiente, tan de 'buen rollo' que se desarrolla en el mismo. Al acceder al local es David, quien lo regenta, quien nos da un afectuoso saludo. El local no es muy grande pero cuenta con todo lo imprescidible para pasar un buen rato: inmejorable ambiente, siete grifos de cerveza, buena variedad de cerveza en una nevera y la otra nevera que tiene tras la barra..., palabras mayores. Tras una breve conversación sobre qué tal habíamos realizado el viaje pasamos a elegir las cervezas. Por parte de mujer una Oud Beersel Oude Geuze, una bomba de cerveza para mi gusto no tan buena como la Kriek del mismo fabricante pero no por ello hay que dejarla de menos. Por mi parte una excelente IPA de Haandbryggeriet, la Humlekanon, otra bomba, en este caso cargada de lúpulo, muy fresca que a esas horas de la tarde-noche entraba sola.

Foto de aquí
Tuvimos como ya dije muy buenas charlas con David el cual nos informó del panorama microcervecero en Asturias, muy en auge. También sobre Ratebeer; no en vano David es uno de los miembros españoles más activos, si no el que más, en esta página de catas internacional. Facilidad para ello tiene. Nos comentó que todo lo que le llegaba nuevo a la cervecería lo probaba. Se agradece que alguien que está detrás de la barra te diga (y en este caso además confirmado por su registro de catas en RB) que prueba todo lo que le llega; así te puede informar a pies juntillas sobre una cerveza u otra en el caso de duda para la elección final.

Mientras tanto el buen ambiente nos rodeaba y con una excelente música de fondo el tiempo pasaba más que rápido. Ese día no tardamos mucho en irnos, pero antes de marchrnos dimos cuenta de una Struise Macadame con unas notas a vino blanco muy pronunciadas y una Lervig Barley Wine, archiconocida apuesta segura. Después del largo viaje tocaba retirada por cansancio -uno ya no está para tantos trotes-, pero prometimos volver otro día de los tres que íbamos a pasar en la capital asturiana.

Y así es como fue. Volvimos allí el sábado por la noche. Había más ambiente que cuando habíamos pasado dos días antes. En esta ocasión opté por una cerveza que tenían en grifo, la Amager Commander Cody's Calypso Club. Sobre esta cerveza he de decir que cuando estuvimos allí, Amager no había diseñado etiqueta así es que ellos se inventaron una que a la postre llegó a ser finalista en un concurso que convocó la propia cervecera para dicha cerveza.

Diseño de Cimmeria y a la postre etiqueta de Amager
En este link de FB podéis encontrar cómo se desarrolló el concurso de las dos etiquetas que quedaron finalistas. Según David, Amager no hizo oficial la etiqueta ganadora, al menos en el perfil de FB que hubiera sido lo más lógico ya que allí fue la convocatoria/concurso. Lo que sí está claro que el diseño que ellos desarrollaron está en la base de datos de páginas de catas cerveceras y ellos no la han subido: Ratebeer, Untappd.


La última noche y como colofón a la estancia en Oviedo David nos tenía preparado dos cervezas exclusivas y ediciones limitadas. Tenía que ser mis apreciadísimos Nogne quienes se iban a presentar con su Nøgne Ø Red Horizon 2. edition, una American Strong Ale; y la 3. edition, una Barley Wine. Ambas con su caja metálica, con un diseño muy bonito.
Atendiendo a la descripción comercial de la Red Horizon 2. edition ha sido elaborada con la conocida levadura #7 del Sake Masumi en Nagano (Japón), fermentando la cerveza muy lentamente a baja temperatura para conferirle todo el carácter frutal de la levadura. Por mi parte tengo que decir que es una cerveza en la que se notan las maltas tostadas, ciertos toques a melaza, caramelo y vino blanco dulce con el alcohol muy bien escondido a pesar de sus 13.5%.
En cuanto a la Red Horizon 3. edition el fabricante nos dice que ha sido fermantada a 28.8º con levadura de sake #9 (no especifica cuál). Esta cerveza también de color cobrizo se caracterizaba por tener unas intensas notas a frutos secos, toffee, azúcar tostado que me recordaba a las almandras garrapiñadas, ciertas epecias también perceptibles, fruta madura y con una sensación alcohólica. En definitiva unas cervezas para beber tranquilamente. La noche no dio para más. Al día siguiente había que madrugar para volver a Madrid.

Me hubiera gustado que las jornadas cerveceras se hubieran alargado más tiempo del que estuvimos pero después de muchos años sin visitar aquellas tierras teniamos "mono" de disfrutar de aquello, la gente, la comida, etc. Está claro que es la tierra ideal para comer y beber bien así es que esperemos que podamos ir de nuevo más pronto que tarde.


Muchas gracias David por la gran atención prestada esas noches que estuvimos por allí.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Viaje al centro de Dinamarca. Viborg

Hay veces en el trabajo que se cruzan ocasiones que no se pueden desaprovechar y ante una llamada diciendo "¿Te interesa hacer un curso de [...] en Dinamarca?" no cabe decir otra cosa que no sea un "sí" rotundo. Ante todo la experiencia vivida, compartir ideas con otra gente de otros países que trabajan en el mismo ámbito que uno mismo y si después de eso le sumamos la experiencia "bebida", no se puede pedir más. El destino era Karup, en el centro de la Península de Jutlandia, donde tenía que recibir nociones de una nueva aplicación de mi trabajo; y mi campamento base en la cercana ciudad de Viborg.



No sin unos pocos de nervios (no en vano soy el único español que va a hacer el curso) parto de Madrid el domingo 30 de noviembre a mediodía y mi destino es Copenhague a donde llego a las 15:00. Me queda un buen rato que esperar en el aeropuerto hasta coger otro vuelo que me llevará a mi destino final: Viborg, la capital de la región de Jutlandia Central de Dinamarca. Cuatro horas de conexión de por medio así es que una vez facturada por segunda vez la maleta en la Terninal 1, la dedicada a los vuelos domésticos, me dirijo de nuevo a la Terminal 2 (donde había aterrizado) a buscar algún sitio para comer y lo que haya para beber durante esas horas de espera.

Es fácil de ver un local franquicia de hamburguesas situado en "llegadas" de la T-2 así es que me pareció una muy buena opción para ese día 'salir del paso'. Como no solo de comer vive el hombre y menos yo, al terminar me dirijo a "salidas" de la T-2 y veo un local con publicidad de Tuborg. Pienso que se puede intentar y quizás me encuentre con algo desconocido. Pillo sitio en la barra justo en frente de los grifos y entre Carlsberg y Tuborg lo copaban todo. Primero me decanto por una suave, una Tuborg Gold que más vale olvidar, muy ligera. Menos mal que todas las apuestas se fijaban en la segunda opción: una Tuborg Julebryg a la que no faltaban sus notas a malta tostada, fruta madura en almíbar y matices a caramelo. Sin ser una cerveza potente, bastante correcta aunque se quedaba un poco corta de cuerpo.



Bryggeren en salidas de la T-2 de Copenhague

Mi primera estancia en Copenhague no dio para más; a la vuelta cinco días después sería probablemante diferente. La llegada a Viborg ya fue de noche, o mejor dicho, lo que los daneses entienden como "de noche": a las 21:15. Por supuesto ya estaba todo cerrado así es que después de ponerme al dia con los correos recibidos y surfear un poco la net me acosté.

El lunes comenzaba el curso al que asistía. No os asustéis que no voy a hablar del curso, eso lo he dejado para el informe que he tenido que escribir a mi jefe. Sólo pondré la parte lúdica, si se puede decir, en el plano cervecero.

La mejor opción para probar cerveza danesa elaborada por micros era ir a un local llamado Dahls Vinhandel a/s. La dirección la encontré en Ratebeer que para estas cosas es muy útil..., y para otras muchas más. Este local está dedicado casi en exclusiva a vinos los cuales no suelen bajar de 140DKK (unos 20€) y productos artesanos locales pero también tiene un stand dedicado a las cervezas en donde me encontré buenas reseñas. Hice un poco de acopio no sin la cara de asombro de la tendera (se ve que no es muy normal que llegue alguien y se lleve 8-10 botellas de una vez).

Un poco borrosa pero la postura no era de lo más cómoda
Otra parte del stand

Así está el tema por allí (7DKK = 1€)

El cargamento que compré en el Dahls Vinhandel a/s

Salí con la caja a cuestas del local y justo a la salida me encontré con dos compañeros de curso de Lituania los cuales al día siguiente me preguntaron "que vaya fiesta me preparé con tanta cerveza" con una sonrisa cómplice, cosas que tiene uno... Después me dirijo a un supermercado a comprar algo para la cena y cual fue la sorpresa cuando me encuentro un stand repleto de cervezas desconocidas para mi. Una pena porque no me iba a dar tiempo a probar ni la cuarta parte después de lo que había comprado anteriormente. No obstante me encontré con unas cervezas que llevan placas como las de cava y compré algunas para poderlas cambiar e incrementar mi colección de este tipo de plaquitas. Jejeje, tampoco había que dejar de lado el plano coleccionístico.


Casi todas desconocidas por mi

Cómo no..., Tuborg

Las cervezas con plaquitas para mi colección ;-)

No dio para más la primera tarde dedicada a la logística teniendo en cuenta que los comercios normales cierran a las 17:30 y el supermercado a las 19:00.

La siguiente tarde estuvo dedicada a probar alguna cosa local y a visitar, o mejor dicho, enterarme de los horarios de apertura de la Viborg Bryghus. Con esa premisa, de que llegué a mi alojamiento y me cambié salí rápido sabiendo los horarios de cierre de los comercios. Me dirigía la Viborg Bryghus y para mi mala suerte estaba cerrada desde las 15:00. No había forma de visitarla pues yo acababa el curso a las 15:30. Un chasco.



Camión de reparto

Vista general de la Viborg Bryghus

Próxima parada Latinerli, un restaurante en donde gracias a Ratebeer supe que podría probar parte de las cervezas locales de Viborg. Allí mismo tenían tres tipos y por este orden me bebí la Viborg Mageløs Økologisk que a la postre fue la que más me gustó con notas maltosas y miga de pan, la Viborg Jule Bocken con unas leves notas dulces y ligeramente especiadas y la Viborg Scottish Ale con notas a caramelo y maltas tostadas.


Vista general de la barra del Latinerli

Viborg Mageløs Økologisk

Tocaba ya ir al alojamiento no sin antes comprar un poco de comida típica danesa y marinarla con alguna de las cervezas compradas el día anterior y este fue el resultado: trocitos de arenque al curry, pescado escabechado y rebozado acompañado de gambas, aceitunas y pan ahumado. De beber la opción fue la Kongens Julemumme: maltas tostadas y ligeramente especiadas con ligero amargor y muy plana al final.



De postre busqué entre las cervezas compradas cuál podría ser la más idónea y encontré la Hornbeer Helge, una Barley Wine muy ligera a pesar de sus 10% ABV con intensas notas a cerezas, cuero y ligeramente dulce. Nada convincente así es que aposté por otra opción mucho más segura: la Ugly Duck Putin, una Imperial Stout con trigo la cual me supo a gloria después de las decepciones bebidas a lo largo de aquella tarde. Su color negro era realmente atrayente, su aroma a café aún más con notas leves a regaliz y madera quemada. Sabor con maltas asadas, café negro, levemente chocolate y ciertos toques a ceniza a la vez que dulces provenientes del trigo. Muy cremosa en el paladar






Tercera tarde y nada más llegar a mi hotel me aprieto una cerveza de navidad viendo que las existencias de cerveza seguían casi intantas y estaba a más de la mitad de mi estancia en Viborg. En este caso la que cayó fue una Raasted Christmas Special que me dejó ni fu, ni fa pero que al menos me quitó la sed..., ante la falta de una botella de agua mineral. Tocaba cambiarse y hacer un poco de "japoneseo" y esto es lo que me encuentro en una tienda de ropa de una archiconocida franquicia (foto de la derecha). Entre los pantalones y camisetas un par de botellas de cerveza. Una Theakston Old Peculier y una Indian Head Old Pale Ale. Bonita y original forma de decorar y de llamar la atención del consumidor. Para cenar tocaba la comida rápida por excelencia así es que ya cansado de tanto pescado, en la comida era casi lo único pero a la vez lo más apetecible que había, me fui ante un local de esos que puede ver a la gente delante de una plancha poniendo carne picada y otra gente por detrás del mostrador añadiendo lechuga, tomate, cebolla y otra friendo patatas. Et voilà el resultado:




Riquísima, por cierto. No tanto la cerveza Ørbæk Tyr Brune que intentaba parecerse a una Ale Belga pero que se quedaba bastante lejos. De todos modos no le faltaban sus clásicas notas a ciruelas, leve levadura, frutos rojos y caramelo pero se quedaba un poco corta.

El estar a las 18:30 o 19:00 en la habitación es lo que tiene, cenar a esa hora, más teniendo en cuenta que comíamos a las 11:45. Esto lo que puede ocasionar es que a las 21:00 cuando uno ya ha acabado de cenar tenga ganas de apretarse una stout como Dios manda. Y claro, como a las 22:30 después de apretarse la primera aún es demasiado pronto como para acostarse pues da tiempo de apretarse otra, en esta caso una imperial stout. La primera opción fue una Dominion Oak Barrel Stout. Color negro intenso con buena retanción de espuma y bonito encaje.
Aroma con notas a maltas asadas, intenso a regaliz y café negro. En boca se notan sensaciones a madera quemada, torrefacto y chocolate puro con notas a ceniza. Final con sensación de mucha cremosidad en la boca al igual que cierta sequedad, ligeramente amargo. La segunda opción, la de las 22:30 y ya para después irse a la cama fue una Dominion Morning Glory Espresso Stout. De color negro y mínima espuma tostada que disminuye rápido. Aroma a maltas asadas y tostadas, regaliz, café negro. Sabor asado, regaliz, chocolate negro y café con ciertas notas a frutos negro maduros, pasas e higos. Final ligeramente dulce con cierto amargor presente; muy suave y cremosa en el paladar. Sin duda una de las mejores hasta ese momento que podía haber probado durante mi estancia en Dinamarca y precisamente no era danesa sino norteamericana.

Para la cuarta tarde había que ir apurando la nevera y aún habían provisiones así es que tal y como hice el día anterior en cuanto llegué al hotel me bebí la última de navidad que me quedaba. Una Coisbo Christmas Ale, muy ligera con buena presencia de especias, caramelo y azúcar moreno. Preparé la maleta y sólo me quedaba tiempo como para repetir el éxito de la cena pasada pero en este caso cambié un poco el menú, que a la postre fue igual de bueno. De vuelta a la habitación para comer cambio el camino y en esto que me encuentro un badulaque de hindúes y..., oh!, una cerveza Kingfisher Lager. No tenía una cerveza rubia para cenar así es que esa iba a ser la opción y aparte sería una cerveza más de un país diferente: ya en total 76. He bebido cerveza de 76 países diferentes!!!. No tengo documento gráfico ni de la cerveza que resulto entre simple y simplona ni del menú elegido pero quedará para la posteridad.

Misma hora que la pasada tarde-noche, mismo procedimiento pero en este caso sería primero una baltic porter y de segunda opción..., una imperial porter ;-)

La primera fue una curiosidad que me encontré en el supermercado que visité el primer día y que no podía dejar de probar: una Carlsberg Imperial Stout, según la lata pero según el fabricante y ciertas bases de datos una Baltic Porter. El diseño realmente bonito. La cerveza igualmente buena con notas a chocolate y frutas maduras en nariz. En boca ligeramente dulce con notas a maltas asadas e intensa sensación torrefacta. Sedosa y cremosa en el paladar con un final levemente dulce sin llegar a ser empalagaso.
La segunda apuesta giraría en torno a una Ugly Duck Imperial Vanilla Coffee Porter, una imperial porter alucinantemente buena y a la postre la mejor cerveza que me pude tomar durante mi estancia, superando a la Dominion Morning Glory Espresso Stout por poco. Es una cerveza negra con espuma tostada de buena duración. Aroma con notas a maltas asadas y regaliz. Sabor asado, intensas notas a vainilla y coco con trazas a madera quemada. Final amargo con notas torrefactas.

Eso es todo lo que dio de sí durante mi estancia en Viborg, una pequeña ciudad en el centro de la Península de Jutlandia. Al día siguiente, viernes, tenía vuelo de vuelta a primera hora directo a Copenhague y de allí a Madrid. Me bebí varias cervezas más de las cuales no tengo documento gráfico, como pueden ser la Gudenådalens Bad Santa, la Ø-bryg Juløbryg, la Ørbæk Orm y la Vadehavsbryggeriet Sort. Quizás la más destacable la primera de ellas.

Ya de vuelta desde Karup a Copenhague tenía pensado parar en esta ciudad y tomarme unas cervezas en los sitios más típicos cerveceramente hablando y de paso visitar los sitios clave: la Plaza del Ayuntamiento, los Jardines de Tivoli, etc; y hablando de cervezas el Mikkeller Bar, el Fermentoren, el Tap House que no quedan muy lejos de los sitios turísticos. Un tiempo de perros, con agua nieve, mucho viento y algo de niebla me desanimó bastante incluso para hacer el intento de coger un billete de metro para irme al centro de Copenhague. Además según lei en algunos sitios los bares que tenía pensado asaltar abrían a las 15:00, cuarenta minutos antes de la salida de mi avión. Me dije, "Si noy hay posibilidad de visitar el Fermentoren ni el Mikkeller Bar, tampoco hay posibilidad de visitar el Tivoli". Otra vez será.

Las seis horas de conexión que tuve entre los dos vuelos se me hizo un tanto larga al principio, hasta que pude hacer el check-in de la maleta y ya pasé todos los controles. En la "Zona Franca" vi una cervecería que me vino de perlas para comer y poder probar una cerveza que no había bebido hasta entonces. La Carlsberg Brewmasters Collection India Pale Ale aunque quedaba bastante lejos de ser una IPA potente me supo a gloria. Presenta un color dorado oscuro con espuma blanca. Aroma con notas a lúpulos florales y ligeramente caramelo. Sabor ligeramente dulce con una buena base maltosa y leve amargor al final del trago.


Tan sediento que casi se me olvida sacar la foto de rigor

No dio para más el viaje al centro de Dinamarca. Me quedo con la espina clavada de aún estando en Copenhague no haber podido siquiera pisar fuera del aeropuerto. Pero a la vez me sirve de aliciente para tenerlo en cuenta para un futuro viaje. Eso sí, si es a partir de mayo hasta agosto mucho mejor...

sábado, 13 de diciembre de 2014

Crowdfunding. #2 Laugar

Esta entrada llega con mucho retraso. Más del debido, pero no quería dejar pasar la ocasión ya que ya lo hice en su día con otro crowfunding en el que participé y este no iba a ser menos.

Allá por diciembre del año pasado, hace justamente un año, dio comienzo el crowdfunding de los cinco magníficos de Laugar. No voy a reiterarme en qué consiste el crowdfunding pues ya lo publiqué en su día con esta otra entrada por uno llevado por la gente de Yria-Guinea Pigs!! y El Oso y El Cuervo. Sólo me voy a limitar a los diferentes 'hitos' de este llevado a cabo por "los Laugar".
En esta ocasión había que conseguir 4500€ los cuales se superaron facilmente llegando a los 6804€ en cuarenta días que es el tiempo que hay para que los mecenas den sus aportaciones. El destino de ese dinero era para financiar un nuevo fermentador como parte del coste de su reciente fábrica.

Vamos con lo que ha sido este crowdfunding en diferentes hitos:

12-DIC-13: inicio de la idea y primeras aportaciones recibidas.

13-DIC-13: en tan solo 24 horas se consigue alcanzar el 25% del proyecto y se proyecta un segundo objetivo si se logran superar los 4500€.

14-DIC-13: dos días y sólo falta un 25% para completar el objetivo. 

17-DIC-13: cinco días y objetivo superado. Se propone que si se alcanzan los 8000€ se elaborará una segunda receta. Se comienza de hablar de recetas para la cerveza sin concretar nada aún.

19-DIC-13: se alcanzan los 5000€. Nuevas recompensas se proponen.


2-ENE-14: se proponen cuatro estilos para la primera receta: Barley Wine, Doble IPA, Russian Imperial Stout o Belgian Strong Ale. Se somete a votación entre los mecenas.

12-ENE-14: se propone el diseño de la camiseta "oficial" del crowdfunding.

12-MAR-14: se concreta el estilo: Belgian Strong Ale.

3-ABR-14: se comienza a definir la receta, se somete a votación.
  • A - 6°ABV a 8°ABV: posibles añadidos a ser debatidos más adelante: Jengibre, Café, Cítricos, Canela. 
  • B - 8°ABV a 10°ABV: poosibles añadidos a ser debatidos más adelante: Ciprés, Pino, Carbón del Olentzero, Mashmallows. 
  • C - 6°ABV a 10°ABV: libre albedrío de elección para las mentes Laugar.
8-ABR-14: Opción ganadora la B. Segundo paso para definir la receta.

  • A - Paquete rural: Ciprés y Pino
  • B - Paquete infantil: Carbón del Olentzero y Mashmallows.
  • C - Paquete soyunfucker: No quiero adjuntos
  • D - Paquete soyaúnmásfucker: Libre albedrío de decisión para las mentes Laugar
Tras cuatro días de votaciones los mecenas se decantan (nos decantamos) por la primera opción: ciprés y pino.

11-JUN-14: se comienza a elaborar la cerveza junto a los cuatro mecenas que eligieron la recompensa de fabricar con ellos. A su vez se propone a la gente que aporte ideas para dar nombre a la cerveza y en base a ellas se propondrá los que más gusten.

17-JUN-14: tras las ideas aportadas por los mecenas se sugieren cinco nombres para que la gente vote:
  • ¡Aizkolari!
  • Crowbeer
  • Belgian Strong Egurra
  • Miscelanea
  • Ikara
22-JUN-14: termina el recuento de votos para dar nombre a la cerveza y hay un doble empate entre Aizcolari y Crowbeer. Es por ello por lo que se decide que el nombre sea Aizcolari Crowbeer. Nosotros los mecenas tenemos que contestar el e-mail que nos han mandado con el fin de decir la talla para la camiseta.

1-SEP-14: cerveza casi lista, embotellada y etiquetada. Nos instan a enviar nuestros datos para el envío o recoger los paquetes en mano en tiendas de distribución.

22-OCT-14: las recompensas comienzan a viajar a los destinos de los mecenas. Unos las recibirán en casa y otros las recogeremos en alguno de los centros de distribución que "los Laugar" poseen.
Palabras de ellos mismos en la carta adjunta:  

"Desde Laugar Brewery queríamos dedicaros unas palabras de agradecimiento, tanto por haber dopositado la confianza en nosotros como por la paciencia de haber esperado vuestra ansiada recompensa. Pediros disculpas en la demora de los envíos, si bien es cierto que al ser una cerveza con alta graduación de alcohol se hacía necesario un periodo de maduración para conseguir un mejor equilibrio de la cerveza. Seguiremos poniendo alma en este oficio sintiéndonos orgullosos de que ya seáis parte de Laugar, familia la cual esperamos que crezca poco a poco. Salud, buena birra y gracias familia!. Laugars".



Desde este blog os deseo toda la suerte del mundo pero quien trabaja duro a diario como vosotros apenas la necesita. Sin duda que con vuestra simpatia, buen hacer, experiencia, empeño, dedicación y muchas otras cosas más estáis, aportando mucho a la industria cervecera; y eso a pesar del poco tiempo que lleváis. Sin duda que sois ahora mismo un referente (eso os lo digo por las cervezas que me piden vuestras gente de otros países para posibles cambios cerveceros). Muchas gracias por hacerlo tan bien.


Para la información completa: http://www.verkami.com/projects/7470-el-fermentador-espontaneo

jueves, 11 de diciembre de 2014

#La Ronda28. Relación entre bloguero y productor

La primera vez que participo en este tipo de opniones y espero que no sea la única. Además ya que paga Yors Cerveriana, pues que sea una más. Hace cosa de una semana él mismo nos instaba a opinar sobre un tema que ultimamente está más que candente; tanto en redes sociales como el charlas en cualquier cervecería que se precie cuando coinciden de una vez al menos un par de bloggers.



La cuestión principal era esta: ¿Cómo pensáis vosotros que debe ser la relación entre Bloguero y productor?. Una cuestión que como ya dije anteriormente está dando mucho que hablar que que seguro que cada uno de los blogueros que escriban sobre este tema tienen una opinión muy personal, propia y apostaría que aunque diferente en paqueños aspectos la esencia va a ser común. Formulada esta cuestión Jorge desgranaba unas cuantas preguntas más para afrontar el tema propuesto: ¿Cómo puede ayudar un bloguero a un productor?; ¿Al hacerlo pierde su objetividad?; ¿Merece la pena a un productor cinco minutos de su tiempo o un par de cervezas a cambio de publicidad?; Dentro de target de cada productor, ¿Es interesante o útil la opinión de un bloguero?; ¿Ser amigo de un productor desvirtúa tu opinión sobre él?; ¿Están los blogueros y los productores destinados a entenderse(no entenderse/soportarse/ignorarse?; ¿Qué piensas los blogueros sobre los elaboradores como persona física?; ¿Qué piensas los elaboradores sobre los blogueros?; ¿Criticar es bueno para cualquiera de los dos partes?; ¿No criticar es bueno?; Al hilo de la frase "sumar y no dividir, ¿A cualquier precio?. Yo me voy a centrar en la pregunta principal y supongo que con el desarrollo suirgirá respuesta a alguna de ellas.

Yo tengo muy claro que la relación entre bloguero y productor no debe ir más allá que la que tiene un consumidor de un productor cualquiera. Una persona elabora un producto y es el consumidor, en este caso, el bloguero, el que no sólo puede sino el que debe opinar sobre el producto que se le pone en el mercado. Ni más, más; ni más, menos. Esto es, la misma relación que yo puedo tener de las galletas Cuétara, opinar sobre ellas y decidir por mi mimo lo buenas o lo malas que están sin importarme si el Presidente del Grupo Nutrexpa (siguiendo con el símil de las galletas) me cae bien o me cae mal.

El problema en nuestro ámbito viene de otro lado. Al Presidente del Grupo Nutrexpa (ni a ningún miembro de su gabinete) no nos lo encontramos en la plaza de un pueblo enseñándonos lo buenas que están sus galletas y contándonos todas sus cualidades organolépticas con su alto contenido en fibra. Al productor cervecero, sí. Le encontramos en las ferias que a cada poco tenemos en el sitio donde vivimos. Si somos de los que vamos de feria en feria le vemos fin de semana sí, fin de semana no. Y hasta en alguno de los casos le vemos en nuestras tiendas donde solemos comprar las cervezas que nos bebemos y en las cervecerías que frecuentamos. Es inevitable. 

Somos como se suele decir "habas contadas". Sea cual sea la proporción entre elaborador/bloguero siempre va a ser, al menos hoy por hoy, mínima. Al coincidir en una feria con un productor el cual nos da a probar su producto con toda la simpatía del mundo, debemos decirle lo buena que está su cerveza. Pero..., ¿por qué no decirle lo mala que está la cerveza si se diera el caso?. ¿Dónde está la diferencia?. Creo que al igual que debemos alabar el buen hacer de una persona también debemos expresarle nuestras impresiones discordantes sobre la cerveza en cuestión. Yo al menos lo he hecho hasta ahora, eso sí midiendo las palabras desde una parte hasta ahora.

Está claro que quizás el productor haya estudiado mucho de cómo elaborar la cerveza que él quiere. No hay que ponerlo en duda y quizás la mala impresión que alguien le pueda dar de su producto le puede sonar como a algo de insolencia. Pero también está claro que los bloggers como clientes habituales de no solo cervezas nacionales sino también de internacionales, que se gasta bastante dinero en probar cosas diferentes, que también dedica tiempo en leer publicaciones tanto nacionales como extrangeras se erige como representante de un público general que quizás no esté tan acustumbrado a beber cerveza "no industrial". 

El público general bebedor de cerveza industrial no va a surfear la net en busca de blogs cerveceros (o quizás sí) si quiere comprar una cerveza de una micro que ha visto en un centro comercial y le llama la atención porque ha visto en la etiqueta que esa cerveza se elabora en el pueblo de al lado. El boca a boca funciona mucho. Cuántas veces alguien ajeno a este mundo nos ha hecho esta pregunta: He visto esta cerveza, ¿qué te parece para comprármela?. Con todo esto voy a que el productor no vive de sólo vender la cerveza a bloggers y frikis que asisten a las ferias y que luego pueden encontrar esa cerveza en las tiendas; sino que también debe abrirse camino a un público general el cual busca información en este campo en el blogger que se consolida como intermediario entre productor-público general.

Resumiendo, creo que la figura del bloguero no debe ir más allá que la que tiene un consumidor de un producto del que es habitual. Pero por otro lado planteo la figura de ese bloguero como el intermediario entre productor y un público general curioso y ávido por probar cosas nuevas y diferentes a lo que ofrecen otras marcas industriales. Con ese rol el bloguero debe ser capaz de expresar sus opiniones sobre una cerveza, de manera lo más objetiva posible aunque como ya he dicho por ahora nos conocemos todos. Y si una cerveza no gusta o debe mejorar en un sentido u otro ¿por qué no decirselo?.

Complicada relación que está destinada a entenderse sí o sí. Unos a seguir elaborando buenas cervezas y otros publicando contenido objetivo sin que un par de pintas les hagan cambiar o adornar de una forma u otra lo buena (o lo mala) que está una cerveza.

martes, 2 de diciembre de 2014

#6 FFdA de Joan Birraire. No dio para más...

¿Surgirá el amor entre el vaso y la botella?
Parece tan presente aquella siesta de Joan Birraire que le ha cogido el gustillo a esto de los FFdA; y nada, que vamos ya por el sexto. Di que sí Joan y que sigan muchos más.

Este en concreto me ha pillado un poco a desmano (creo que también el último y antepenúltimo fue así...-qué me está pasando doctor-) ya que hace una semana y media cuando estaba en Las Palmas de Gran Canarias me comunicaron que el pasado fin de semana, precisamente el que se celebraba el FFdA, me tenía que venir a Dinamarca por motivos laborales por lo que me dejaba muy poco margen de maniobra como para probar diferentes cosas que tengo por mi "Fondo de Armario". Por si fuera poco al Tio Joan (como diría un buen amigo salmantino) no se le ocurre otra cosa que hacerlo coincidir con la Feria de Cerveza Artesana en L'Europe, la Madrid Beer Week y la Feria Thielmann de Cerveza Artesana. Por si los de Madrid no tuviéramos suficiente con la semanita y media de marras que hemos tenido... y en la que yo no me he involucrado mucho, dicho sea de paso. Hay que establecer prioridades...

Dicho esto y ya parando de llorar y de quejarme vamos a ver lo que dio de sí mi particular 6to #FFdA que fue de todo menos abundante en cantidad de cerveza (siempre lo suelo "mojar" con tres), acertado en la cerveza escogida (suelo tener algún apuesta segura en la recamara por si acaso; esta vez no), espectacular en la impresiones cosechadas (el envoltorio una vez más es puro marketing).

La cerveza escogida fue la Brewdog Christmas Paradox 2012 emvejecida en barricas de ron durante doce meses y por si fuera poco un año y medio en mi armario. ¿Quién quiere más?.

Es una cerveza que se nos muestra de un color marrón intenso, con una fina capa de espuma de color tostado y que desaparece muy rapidamente. En nariz se nota una alta presencia de maltas asadas, ron tostado, regaliz y frutas maduras a la vez que nos deja una impresión inicial de una cerveza dulce. En boca resalta el alcohol, el cual está muy presente durante todo momento, factor éste que quizás no nos deja apreciar otros matices. No obstante se notan trazas torrefactas, a café negro, ligeramente ragaliz y leve amargor. En el paladar tal y como he comentado anteriormente el alcohol persiste y sutilmente va dejando paso a las notas de barrica y ron. Muy descompensada de todo en general y de alcochol en particular.

En definitiva y para resumir; una cerveza la cual esperaba mucho más y esa esperanza de mucho más se quedo en nada. No me aportó nada nuevo y si bien esta marca no suele fallar cuando estamos hablando de estilos oscuros esta vez pienso que sí.

Como ya dije no fue un FFdA al uso al que estoy acostumbrado y al que mucha gente la tengo acostumbrada pero ya me hubiera gustado que hubiera sido de otra forma, en otra situación y bebiedo cerveza más tranquilamente como lo que fue.

Mientras tanto doy por terminada esta entrada. Me deleitaré desde la distancia que marca una pequeña ciudad situada en el centro de la región de Jutlandia Central de Dinamarca llamada Viborg; tomando una Ugly Duck Imperial Vanilla Coffee Porter, claro..., danesa tenía que ser...

sábado, 29 de noviembre de 2014

5ª Feria de la Cerveza Artesana de Madrid. Breve crónica

Parece que fue hace meses cuando se presentaba la 1ª Feria de Cerveza Artesanal de Madrid y ya vamos por la quinta edición de esta feria de cerveza artesana a la cual los madrileños le estamos enormemente agradecidos, ya que sin sus dos ediciones anuales a las que estamos acostumbrados no sé qué sería el mundillo de la craft beer en la capital.

Este año esta feria se desarrollaba los días 23 y 24 de noviembre, como siempre domingo y lunes, y dentro de una semana en la que en Madrid se han desarrollado más de una actividad en relación a la cerveza artesana: desde el 21 al 30 la Madrid Week Beer y durante los días 28 y 29 la Feria Internacional Thielmann de la Cerveza Artesana. Aparte de otros evento a nivel privado llevadas a cabo por tiendas de cervezas, locales, etc.

Como viene siendo habitual y seguirá siendo, me imagino, mientras esta feria esté bajo el auspicio de Nicolás, propietario de la Cervecería L'Europe, la feria se desarrolló en su mismo local, el cual si bien no resulta lo más idóneo en caso de aglomeración de gente debido a la disposición de los stands, sí ofrece buenas posibilidades si uno en vez de centrarse en solamente beber también lo hace en comer un poco con el fin de apaciguar los efectos de la cerveza.


En esta edición no se puede decir que haya estado mucho tiempo como otras veces así es que no puedo valorar en cuanto a la afluencia de gente pero por lo que estuve preguntando el domingo fue un día más bien sosegado en el que sólo en ciertos momentos el local sí que estaba lleno sin llegar a ser agobiante y el lunes, el día que yo asistí, fue más bien también tranquilo durante todo el día.

Dicho esto me da por pensar así a "bote pronto" dos motivos los cuales motivaron la escasa afluencia de gente en general que ha tenido esta feria. 
  • El primero es saturación de eventos. Como ya dije más arriba en 9 días se han dado (se van a dar que aún estamos en la madrugada del 28 al 29) en Madrid tres eventos de gran renombre en el que el tema central es la cerveza artesana; y,
  • en segundo lugar, la oferta de micros asistentes en esta edición no llamaba tanto la atención como otras veces.
Vamos con los asistentes, unos consagrados en este tipo de ferias y otros nuevos, de entre ellos unos más conocidos y otros bastante más nuevos: Arriaca, La Sagra, Casasola, Yakka, Santo Cristo, La Cala, Maier, Origen, La Vella Caravana, Barbière, Spigha y Medina.

En cuanto a las cervezas, pocas esta vez, que pude probar el lunes a mediodía comencé por una Medina Bárbara Weissbier, elaborada con trigo americano que si bien lejos de refrescarme (que era lo que yo buscaba al elegir una Weissbier me quedó un poco con sensación confusa. Agradables notas a plátano y dulces en nariz pero lupuladas y secas en boca. En el stand de Medina también pude probar la Medina Little Big Hop (IIPA), con notas a caramelo, galleta, fino lupulado y con sensación de sequedad en boca. Lejos en mi opinión de la triple ocho. Y por si fuera poco la Medina Mancha Negra con café en la que predomina sobre cualquier otra cosa las notas torrefactas que la hacen un poco "aburrida".


Haciendo el recorrido inverso y saliendo del local me topo con La Vella Caravana en donde me tomo una Lo Terrós con notas a bizcocho, leve tostado y ligeramente con matices terrosos. Yendo hacia la salida me paro en el Santo Cristo, hasta ahora para mi desconocida micro orensana. Allí me bebo una Santo Cristo Pale Ale, cerveza fresquísima con agradables notas cítricas y levemente herbales, gracias todo ello al dry-hopping de simcoe. A la postre la mejor cerveza que me tomé en la feria. además pude probar un poco de su cerveza Santo Cristo con Castaña Asada, con notas ligeramente dulzonas, buen cuerpo, notas ligeramente ahumadas y a la que echaba en falta un poco de mayor presencia a castañas.

Para finalizar ese mediodía me paré en la Arriaca, un productor del cual había leído no pocas buenas impresiones pero que hasta ahora no había tenido oportunidad de probar. Allí disfruté de su Arriaca Doble IPA, con notas a mandarina, naranja y ligeramente caramelo. Muy fácil de beber.

Ya por la tarde me encuentro con el gruso de blogueros que asistieron a la feria y es con Jorge de Cerveriana con quien comparto más de una cerveza. La primera parada fue de nuevo en La Vella Caravana en donde compartimos una Lo Terrós y una Flor de Llupol. Al lado Barbière y otras dos a compartir, su Barbière Belgian Amber Ale, con notes dulces, tostadas y ligeramente frutos maduros y su Barbière Belgian White Ale, ligeramente cítrica con notas a cilantro y según el elaborador con un punto de bourbon que yo no se lo capté (pudiera ser por bebermela a la vez que la Belgian Amber).


Parada de nuevo ahora en horario de tarde por el stand de Santo Cristo en donde Jorge y yo compartimos las dos cervezas que tenía disponibles y que previamente en mi caso ya había probado por la mañana. Y de ahí a ver a Siul de Yakka en donde disfruté de su Yakka Beyyaka y de su Yakka Yapale verdaderamente fresquísima de beber.

La cosa no dio para mucho más. Comprar algunas botellas de algunos elaboradores que me habian gustado y poco más. Para finalizar he de decir que "no ha quinto malo". Ya dije másarriba que creo no tener suficientes elementos de valoración pero esta vez podría haber estado bastante mejor. a ver dentro de seis meses...

sábado, 22 de noviembre de 2014

IntStoutDay'14 - Spain. El resumen

Vamos a ver en unas brevísimas líneas lo que dio de sí este evento que creé por medio de esta convocatoria y que tan buena y variada aceptación ha tenido.

*     *     *     *     *

La cosa empezó pronto, las entradas se sucediron rápidamente, para mi asombro antes de lo previsto así, el mismo día seis de noviembre ya había entradas posteadas en diferentes blogs las cuales describían las maravillas que se han bebido durante los días previos o el mismo día seis. Las siguientes entradas se centraban en los días posteriores (como es el caso de la mía).

StoutDay2014_02El primero fue Gonzalo (aka Humulus Lupulus) en cual en su blog publicaba "no sin darle algunas vueltas" cómo pudo disfrutar de una Goose Island Bourboun County Stout 2012, una IStout de 15% ABV. Nos informó que esa cerveza fue "concebida originalmente para celebrar el lote número 1000 elaborado en el brewpub de Clybourn". Madurada en barricas de bourbon, la botella la tenía desde hace más de un año. Tiene un color negro opaco, de espuma marrón de poca duración. Intensos aromas a chocolate, vainilla, bourbon entre otros en boca se muestra dulce, cremosa... Alcohol muy bien integrado poco a poco aparece el bourbon y dulzona. "Una auténtica maravilla para los sentidos, un merecido homenaje para este día tan señalado para los amantes del lado oscuro".

Andrés de Dorado y en Botella apostó por el producto nacional y se fue a una apuesta segura. Nos describió las sensaciones que la Medina Mancha Negra 1.0 (Istout de 8.4% ABV) le produjo. Color negro de abundante espuma de color marrón claro que reduce rápido quedando una fina capa. Una cerveza que se caractariza por las notas cafetosas, licorosas y alcohólicas terminando "con un agradable amargor y un regusto licoroso en el paladar". Además nos la recomienda beberdurante o después de una comida copiosa, como un estofado de ternera o como sobremesa junto a unas onzas de chocolate. No contento con eso asistió por la tarde-noche a una cata en la que por supuesto estaban varias stouts. En ella cayeron una clásicas dentro de esta familia de estilos: Coopers best Extra Stout, St. Peters Cream Stout, Samual Smith's Imperial Stout y una Mikkeller Beer Geek Breakfast. Como colofón se tomó una Monsieur Gordo Dulce de lache Imperial Stout. Se puede decir que no anduvo cojo, no.

Rodrigo de El jardín del Lúpulo se deleitaba con una de mis preferidas de la noruega Haandbryggeriet, la Haandbryggeriet Dark Force (9% ABV), una IStout con trigo de color negro y textura untuosa, espuma marrón, inicialmente esponjosa para pasar a ser compacta. Aroma a pan tostado y "café de puchero, penetrante y no del todo agradable". Amarga al principio para pasar a ser dulce. Densa y cremosa. El maridaje en este caso no es comida sino cualquiera de las películas de la saga de Star Wars. 
Aparte al final de la noche del día seis nos deleitaba/n con una Pipeworks Orange Truffle Abduction Imperial Stout (10.5% ABV), otra IStout ríquisima.

Edu Bernat, bien conocido en el mundo de la breweriana y más concretamente en el mundo del coleccionismo de posavasos y su pareja Ana Pastor se decantaron por una Arbor Breakfast Stout (IStout de 7.4% ABV) y una Hitachino Nest Espresso Stout (Stout de 7.5% ABV), respectivamente. Edu a su Arbor la encontró de lo más propensa para tomar antes de ir a la cama gracias a sus notas a café y ligeros toques a caramelo; muy facil de beber. Por su parte Ana Pastor nos comentó que no pudo dar ojo "gracias" al buho. No por ello deja de ser otra Stout de libro, en este caso de la archiconocida fábrica nipona.

Otro dentro del mundo de la breweriana pero en este caso dentro del mundo del coleccionismo de etiquetas es el gradísimo Jorge Arza, del que guardo muy buenos recuerdos de su visita hace años a Madrid (a ver si se repite que ya es hora!!). Jorge como si de una carrera de contrarreloj se tratara iba a una media de 20-30 minutos por cerveza. En su maratoniana jornada "stoutiana" se tomó por este orden y que haya posteado en el evento creado en FB: Naparbier Pumpkin Tzar, La Quince/Guineu Vanilla Black Velvet 2013, Laugar Tovarich, BFM Cuvée Alex le Rouge Jurassian Imperial Stout 2012 y una Mikkeller 黑牛 Black Buffalo con sus 19.3% ABV para terminar la jornada. Otro que no anduvo cojo.

Por su parte, José Mª de la Cruz al final se decidió a participar en este día. Hace un tiempo tuvo la ocasión de beber una Young's Double Chocolate Stout (Stout de 5% ABV), tanto le gustó entonces que para qué escoger otra. Repitió de nuevo gracias a sus notas a "chocolate en cada trago" sin resultar nada empalagosa. "El chocolate hecho cerveza". Gracias por decidirte finalmente a participar.

Fran del blog Oh! Cerveza y de la web Factoría de Cerveza se fue a por otros de los clásicos españoles por antonomasia dentro del estilo Imperial Stout. La Reptilian Apocalypse Russian Imperial Stout con sus 11% ABV le reultó una cerveza cremosa, con aroma a café, fruta madura y cierto sabos resinoso y amargo con ciertos toques resinosos integrados perfectamente en sutiles matices alcohólicos. Según sus propias palabras "Una cerveza elegante, seria, moderada. El tipo de cerveza que presentarías a tus padres o te llevarías de cena con el jefe. Pero esconde un lado salvaje detrás de esa discreción y solo tú la vas a disfrutar, consciente de que en algún momento se acabará lo bueno y pasará un tiempo hasta que encuentres otra igual". Genial resumen, no hace falta notas de cata para decir que una cerveza es espectacular.

Jon de "Cerveza al cubo" escogió para ese día una Rogue Mocha Porter (Porter de 5.1% ABV), "una cerveza a la que quería hincar el diente desde hace tiempo" merced a lo bien que le habían hablado de ella y los numerosos premios que posee. Una porter que se sale fuera de la línea clásica británica; de perfil amargo y tostado en la cual los toques lupulados consigue resaltar los sabores más característicos.

Otro aficionado a la breweriana y gran amigo, Sebas Ramallo se deleitaba a si mismo y a ajenos con dos cerveza de libro. Ante una sucesiones de reacciones: primera, ante la convocatoria y una posible amenaza de empalamiento Sebas accedió a participar; segunda: tras echar un vistazo al frigo no había ninguna que se acomodase a los estilos "admitidos"; tercera: ir a la tienda. Resultado: se compró una Rogue Mocha Porter (Porter de 5.1% ABV), -una de las cervezas que se han repetido en este evento- y una Brewdog Tokyo (IStout de 16.5% ABV). Dos cervezas que cumplían la premisa de no haber sido probadas anteriormente y que seguro que disfrutó. Además el lunes 10 publicó una foto con unas minisepias a la Zywiec Porter que sinceramente me hizo cambiar la foto directamente de esta entrada (tenía ya media entrada en 'borradores') por la pintaza que tenía el plato.


Aran León, de Cervesa La Pirata, celebraba el International Stout Day barriendo para casa. Entre la gama de cervezas que elabora hay una que se acomoda perfectamente a estos estilos. Ella es la Pirata Black Block. Ya está todo dicho de esta cerveza, no queda nada más que decir. Una cerveza en la que sus 11.2% ABV se encuentran tan bien integrados entre las notas cafetosas, a maltas asadas y regaliz con leve dulzor que uno no percibe apenas nada de alcohol. Sin duda una cerveza de la que uno nunca se cansa de beber.

Volviendo a los blogs cerveceros le toca el turno a Adrián de Cerveza Rudimentaria el cual optó por una Dark Horse Too cream Stout (Sweet Stout de 7.5% ABV) conseguida gracias a que fue el ganador del concurso mensual del blog Cerveriana. Tomada un día antes del evento. Se presenta de color negro petróleo, de efímera espuma tostada. Más sedosa y dulce de lo habitual gracias al aporte de lactosa y en la que no faltan las notas torrefactas, regaliz y algo de chocolate tanto en boca como en nariz, con muy buen equilibrio entre el amargor y dulzor que disimula muy bien su graduación alcohólica. Aparte el día del evento por la tarde pudo saborear (al menos y que haya comunicado) una Samuel Smith's Imperial Stout. Otra cerveza de libro.

Por otro lado, Daniel de Las cervezas de Mr. Gordi tenía una cerveza predestinada para un gran día, así es que, qué mejor día que este. Le tocaba el turno a Brewdog Tokyo Rising Sun Highland Edition (IStout de 13.2% ABV y Bot. #1423/2237). Color negro, "petrolaco en todo su esplendor". Aroma dominado por las notas de haber estado envejecida cuatro años en barricas de whisky y más sutilmente cacao y asado. En boca dominan sabores cafetosos, maltas tostadas y azúcar quemado. Sedosa al final con el alcohol casi imperceptible. En su opinión, "quizás muy dulce en la que debería tener un poco más de presencia el grado alcohólico".

Ruben de Visualbeer también fue de esos que se tomó (que nos tomamos) más de una y él optó como primera opción por la Carlow O'Hara's Leann Folláin, una Stout de 6% ABV como acompañamiento a una buena comida. En la "Ale Verdadera" -que es lo que quiere decir más o menos la Leann Folláin- prevalecen las notas a chocolate negro, café amargo y frutos secos. Como segunda opción se fue a Brewdog y escogió la Cocoa Psycho (IStout de 10% ABV) "elaborada con gran cantidad de maltas tostadas, granos de café y reposada sobre fragmentos de cacao, vainas de vainilla y chips de roble". Una cerveza cremosa y suave pero a la vez contundente para beber tranquilamente.

Una vez más Juan Antonio (La Cerveteca de JAB) nos deleitaba con una clase de historia de dos microcerveceras holandesas, ambas desconocidas al menos para mi. La primera Maximus Stout 8 (Stout de 8% ABV) se preenta con grano tostado, malta torrefacta y en menor medida a café con final seco y ligeramente amargo. Además contó con la Kaapse Gozer (Oatmeal Stout de 9.8% ABV) con presencia en nariz de notables notas a cacao y chocolate con leche, nueces y pasas con una evidente presencia de alcohol y tenue sensación ahumada. En boca sedosa y viscosa en el paladar, muy bien balanceada con una ligera acidez al final. Trazas a dulces de caramelo, pasas y torrefactos. Final amargo y astringente.

Continuamos con el blogger más dicharachero de la blogosfera: Jorge del blog CERVERIANA. Otro que tuvo una larga jornada maratoniana bebiendo cervezas dentro de los estilos permitidos para esta International Stout Day. Menos mal que según sus palabras: "No son mis preferidas". Empezó nada más llegar de hacer deporte con una Sainte Hélène Black Mamba (Stout de 4.5% ABV) con notas a café, madera y ligero lupulado. Ya cenando empezó por la Brooklyn Dry Irish Stout (Dry Stout de 4.7% ABV) con intensas notas a chocolate pero demasiado ligera para su gusto. "Y llegaba el momento de la verdad". Pertrechado con una copa en cada mano se decidió por la Estigia (IStout de 8.2% ABV) y la Estigia II: Super Stout (IStout de 17%ABV), ambas elaboradas por El Oso y el Cuervo/Yria-Guinea Pigs. -Genial idea lo de la cata comparada, voy a probar con la mía a ver si coincidimos-. La primera con abundante espuma; la segunda con total ausencia de ella. La primera con notas a café, toffe, ciruelas negras, plumbcake, vainilla, tabaco; la segunda demasiado dulce para su gusto con notas principalmente a bourbon, vino y madera, más frutal. Ambas maridadas con la película "El sargento de hierro".

Iker de Cervecerías de España se decidió el mismo jueves por una Mikkeller George! (IStout de 12.12% ABV) de textura aceitosa, con mucho cuerpo, intensos torrefactos, muy densa, según él "una de las Stouts más salvajes que he bebido". Pero por otro lado: "Seguramente no era el momento más adecuado de beberla, y probablemente ese fue el motivo por el que se me hizo tan cuesta arriba la segunda mitad de la cerveza". Espectacular, densa torrefacta, licorosa... Ya el viernes optó por el producto nacional: La Quince/Guineu Vanilla Black Velvet 2014 (IStout de 9.5%ABV), "chocolate puro", vainilla y algo de torrefacto. Se podría haber tomado otra.

Joan Birraire ajustó la publicación de su entrada al minuto viendo la luz el domingo a las 23:59 Las cervezas que se bebió para este avento fueron en primer logar la ’t Paenhuys Zwarte Zjef (IStout de 9%ABV), una cerveza conmemorativa para el nacimiento de Zjef(1). Color entre borgoña y marrón oscuro, aroma prodominando las frutal del bosque, almibar, suave a cacao y café con un repunto herbaceo. Dulce, notas a caramelo y toques tostados en boca. Le recordaba a su querida (a mi querida) Chimay Grand Reserve. Como segunda opción se fue al mercado nacional y apostó por La Quince/Guineu Vanilla Black Velvet 2014 (IStout de 9.5%ABV) con tonalidades rubíes en copa; aroma a vainilla más que evidente, chocolate, notas afrutadas y sensación de crema catalana. En boca se marcan las notas alcohólicas, a vainilla, final seco, ligero amargor y herbal con recuerdos a café en grano. Cerveza "genial de postre o copa".

Por su parte Pau Lupuloadicto fue otro que puso los dientes largos a propios y a extraños. Su 'Clasica' fue la Pinta/O’Hara’s Lublin to Dublin (Stout de 6.5% ABV) con notas torrefactas, un punto de chocolate y cremosidad en la boca: "una Stout redonda y muy equilibrada que [...] podría tomar varias pintas sin pestañear". Su 'Maligna' una de Molen en este caso colaboración con Zombier: De Molen/Zombier Hell & Zombier (IStout de 12% ABV) la cual en nariz recuerda al café, caramelo butterscotch con una pequeña base torrefacta y algo de cacao. En boca contundencia a café, amargor propia del chocolate negro integrando tod el cntenido alcohólico. "Una IStout contundente y arrolladora [...] a la que veo un potencial de evolución realmente alto". La tercera y para ir bien aviado no fue otra que la "Arrolladora estadounidense"  Hoppin Frog Cafe BORIS -Bodacious Oatmeal Russian Imperial Stout- (IStout de 9.4% ABV). Negra con bonita espuma de color marrón en nariz dominan los torrefactos, regaliz y café licor. Untuosidad en el paladar con notas a paladar que se ven superadas por las de chocolate negro y amargor. "Simplemente maravillosa".

Txema de "Y creo que he bebido..." fue unos de los últimos y se curró una entrada en poco tiempo pero no por ello sin tener cosas más que interesantes, como ya nos tiene más que acostumbrados, al igual que con sus juegos de palabras tan propicios. Amenazó desde el principio que se iba a marcar una extensísima crónica del "Día Stout" y al final quedó como el dijo en un stoutus interruptus, no obstante como él también comentó consiguió la limpieza de negruras que se propuso. Empezando por una De Molen Summer Porter (6.8%ABV), una decepción que se demostró gracias a la baja puntuación que tenía esta cerveza en la página Ratebeer (no si al final va a ser verdad que en esto de RB hay gran parte de credibilidad...). Su segunda elección optó por una nacional, la canaria Albert Spaggiari Chocolate Stout (5.5%ABV), fácil de beber y fiel a sus estilo. No hay dos sin tres así es que esa fue la Summer Wine Barista (Stout de 4.8%ABV), un fracaso, estaba caducada y ese puede ser el motivo del fiasco. Para completar la limpieza que se había propuesto fue a lo seguro, una colaboración de dos geniales cerveceras. La De Molen/Närke Goths & Vandals fue algo espectacular. Imperial Stout de centeno embejecida en barricas de bourbon. "Sin duda una de las tres mejores cervezas que he bebido este año".


Cristobal de Una Bien Fría eligió una Sweet Stou de 4.5%ABV, la Pinta Dobry Wieczór, una micro polaca que le tiene encandilado. La había dejado reservada para mejores tiempos en los que la temperatura acompañara mejor. "Sedosa en boca con cuerpo consistente" a pesar de su poca graduación. Destacan las notas a chocolate con recuerdos a fruto maduro y cereal tostado. Ligero amargor muy bien integrado con las notas tostadas. Aparte también disfrutó de la Hitachino Nest Espresso Stout (Stout de 7.5% ABV). "Una delicia esta excelente japonesa con sabor potente a café". Como producto nacional se decantó por la Espiga Black IPA, aunque no esté dentro de los estilos predefinidos baste por ello una mención.


La pareja Biirkonen (Aine y Jota) se marcaron cuatro días de celebración en los que dio para muchísimo. Hay que leer el post, no tiene desperdicio. Preparados, listo..., ya. Birrificio del Ducato Verdi Imperial Stout (8.2%ABV), para aquellos que les guste más el chocolate que el café. Stronzo Swagger Juze (8.0%ABV), "una de las mejores de todas las probadas durante el fin de semana", doy fe de ello: un cervezón. Aquí viene cuando la matan: De Dolle Extra Export Stout (Foreign Stout de 9%ABV): taninos, barrica de roble, vino tinto, frutos rojos, frutos secos. Difícil de hacerse a la idea, ¿no?. Emelisse Espresso Stout (10%ABV), puro café -90% arábica y 10% robusta-. No ha habido suficente pues ahora debajo de la chistera. La cosa apuntaba bien gracias a las referencias de RB: Dead Man’s Hand (Wine BA). La cosa resultó ser un patinazo. Dos párrafos más arriba damos confianza a RB, ahora no. Moraleja: que cada uno disfrute de la cerveza sin tener mucho en cuenta estas páginas o por lo menos hacerlo a "pies juntillas". Re-Dios, todo un Admin de Rb está diciendo esto. Una cosa está clara, que cuantas más valoraciones tiene una cerveza más se ajustará a su puntuación real. Esta Dead Man's tiene 64 valoraciones. Después de este inciso seguimos que aún hay más. Struise Kabert (IStout de 11.5%ABV), ya me extrañaba a mi que no saliera esta en este día. Me quedo con dos palabras que yo mismo hubiera firmado "Gloria Bendita". Como colofón que ya está bien de estar alardeando con eso de que sois dos la BrewDog Paradox Isle Of Arran (IStout de 15%ABV), notas complejas, maltas tostadas, chocolate, regaliz, tamari, en boca con notas de licor café, amaretto y oporto.


Otros que van en pareja y de nuevo me temía lo peor: otra ristra de cervezas a cada cual mejor y que la única sensación que me proporciona en un molesto dolor de encías debido al alargamiento de dientes. Andrés y Mireia de Cervecearte escogieron la Omnipollo / Buxton Yellow Belly Peanut Butter Biscuit Stout (IStout de 11%ABV), cerveza enmarcada dentro del Rainbow Collaboration Challenge 2014 (actividad de siete fábricas inglesas que se unen con siete fábricas extranjeras para hacer siete cervezas inspiradas en los colores del arco iris) organizado por Siren Craft Brewery. Si alguno se pregunta que tiene que ver el "amarillo" de su nombre con el hecho de ser una negrura le invito a leerse la entrada (como en los casos anteriores si se quiere profundizar más). Genial la curiosidad de por qué el nombre, la "vestimenta" de la cerveza,...  En cuanto a la misma según nos cuentan está realmente sabrosa, ideal para postre o incluso "para desayunar un domingo sin resaca junto con unas tostadas, mermelada y un zumo de naranja".

Además muy brevemente: Mikel Rius disfrutó con un producto nacional: una IStout de 18%ABV de un homebrewer del 2008; la gente de Cervezorama Dospuntocero vi que se tomaron al menos la Monsieur Gordo Dulce de Leche Imperial Stout. Apuesto a que no fue la única; y Dámaso Curto de Damcu se deleitó por una Evil Twin Yin (IStout de 10% ABV).



Para finalizar por mi parte lo dividí en tres días en los que cayeron sendas cervezas. El día seis, el del evento, me bebí Yria-Guinea pigs/El oso y el cuervo Estigia II Super Stout (IStout de 17%ABV). Edición limitada de 335 botellas. Sorprende los bien integrados que están todos esos grados de alcohol que la hace realmente fácil de beber merced también a las notas dulzonas, chocolate negro, fruta madura. Al día siguiente me tomé una To Øl Sort Mælk (13.1% ABV) con intensos aroma a whisky, maltas tostadas, fruta madura, regaliz y vainilla. Una cerveza que fue directamente al Top 10 del ranking de mejores cervezas dentro del estilo IStout que me he podido beber. Para dar por terminado el evento me decanté por una Djævlebryg Pride Of Nekron (10.5% ABV), procedente de un intercambio. "Aroma con notas a maltas tostadas y quemadas, fruta madura, chocolate negro, y ligeramente a coco. Cerveza muy bebible, la cual sus 50cl se beben como si nada.
*     *     *     *     *

Esto es todo, muchas gracias a todos los que se apuntaron a celebrar este evento y que se decidieron a escribir unas cuantas líneas. Espero que la iniciativa haya gustado, si esí es el año que viene os espero de nuevo. Ahora a prepararse para el #6ºFFdA.


(1)No se han encontrado referencias de quién es hijo, pudiera ser de alguien de la cervecera