viernes, 4 de abril de 2014

Ranking de marzo'14

Un mes más y como no podía ser de otra forma voy a publicar las mejores cervezas que me pude tomar en los últimos 31 días.

Flying Monkeys Matador Cedar Aged - IIPA

Allá por el mes de diciembre entraron en el primer puesto del ranking mensual dos Flying Monkeys y esta vez ha sido probar esta cerveza envejecida en barricas de cedro y la historia se repite. El nombre de The Matador le viene a que "se han usado cedros españoles, una madera dura más comunmente usada en las cajas de puros" tal y como dice en su contra-etiqueta.
La cerveza es de color anaraanjado con una espuma medianamente densa y de fácil formación de color blanquecino con muy buena retanción y buen encaje. En nariz se nota rápidamente aromas cítricos, procedentes del lúpulo Amarillo usado, mezclado con las notas a barrica ciertos toques especiados y muy frutal. Las trazas frutales don de más se notan son en boca, predominando la naranja amarga y por debajo de ésta notas a mandarina, muy maltosa con ciertos toques a caramelo, fruta escarchada y que a pesar de todas estas notas dulces se nota un muy buen amargor de principio a fin. En el retrogusto se mantiene este amargor mezclado con las notas a barrica.

Alvinne Kriek van Mortagne - Sour/Wild Ale

Si algo se ha caracterizado este mes es porque me he centrado muy mucho en probar cervezas de estilo Sour que tenía reservadas. He probado muy pocas cervezas sour y es por ello que este mes cada una que me he bebido (cinco en total) la he disfrutado al máximo. ¿Qué decir de Alvinne?, creo que ya está todo dicho. Todo lo bueno y todo lo malo. En mi experiancia más pros (con mucha diferencia) que contras.
La cerveza es de un color rojizo oscuro con mínima formación de espuma blanquecina la cual se disipa muy rápido. En nariz tiene intensas notas a cerezas con una muy buena presencia igualmente de haber estado envejecida en barrica. De sabor acido, muy frutal en donde salen a relucir frutos rojos, madera, vino tintto y almendra amarga. Final ácido con matices a cerezas.



Hitachino Nest Ancient Nipponia - Strong Pale Lager

Esta cerveza la probé en la Feria de Gourmets 2014 tal y como publiqué en esta entrada de ahí que ni la foto ni muchísimo menos el envase sea lo más idóneo. No obstante una charla con la nipona de rigor y el distrinuidor de estas cervezas en España aplacaron aquellas carencias. La breve cata me sirvió para comprobar que me había encontrado con una de las mojores cervezas que había probado dentro de su estilo.
Color dorado sin referencias válidas en cuanto a formación de espuma y encaje. A pesar de lo minúsculo del chupito (más bien destinado al sake que también tenían en el stand) se podía percibir notas a pan dulces con muy buen malteado y matices cítricos. En boca trazas muy sutiles dulces mezclados con ciertos toques a jenjibre, cítrico y alcohol. Final levemente dulce al principio debido a toques a miga de pan para hacerse más amarga al final del todo.


Popaire Tramuntana Cuvée - Sour Red/Brown

Una de esas cervezas españolas que no importa el precio que tenga que gusta beber cuantas veces sea necesario. Está claro que poco a poco las micros nacionales se van decantando por elaborar estilos más arriesgados, como que es de agradecer, por otro lado. La referencias las tenía claras gracias a unas buenas notas de cata de Pau Lupuloadicto. El mes sour, como ya puedo bautizar a mi cervecero marzo del 2014 apuntaba a que esta botella no debía de esperar más..., y así fue.
Color rojizo tirando a marrón con una buena y fácil formación de espuma de color blanquecino y ligera formación de encaje. Aroma a madera vieja, frutos rojos y ligeramente vino tinto. Sabor delicadamente ácido, notas a frutos rojos secos, barrica, maltas caramelo y vino dulce. Final con una buena acidez, ligeramente densa en el paladar, madera envejecida y baja carbonatación.


Les Trois Mousquetaires G.C. Porter Baltique - Baltic Porter

¿Pero qué es esto?, ¿ninguna negra hasta ahora?. Pues ya ha llegado la hora y además otra cosa que tampoco pilla de sorpresa: canadiense. Reseñas de esta cerveza muchas en páginas on-line pero fue Ernesto de Cervezorama 2.0 el que me aseguró que estaba deliciosa. No es de extrañar, he probado varias de Los Tres Mosqueteros y todas ellas me han encantado. Esta en concreto menos que otras, todo hay que decirlo pero no por ello ha dejado de ser de lo mejor que ha caído en este mes.
Color negro intenso con espuma blanquecina de no mucha duración pero buen encaje. Aroma dominado por las maltas tostadas y asadas con fuerte presencia a café y chocolate negro. Sabor con notas a granos de café, maltas asadas, ligeremante ceniza y regaliz. Final con buena presencia en boca, densa, amargor medio y notas cafetosas. Muy fácil de beber a pesar de su alta graduación.
 
 
Ugly Duck Hoppy Christmas - IPA

No podía faltar en el ranking una cerveza que he recibido gracias a uno de mis intercambios. Esta fue con el último y que ya comenté en la entrada correspondiente. En la misma entrada puse que Dinamarca empieza a ser con creces uno de los países con los que ya tengo un feeling cervecero el cual gran parte de lo que bebo me agrada. Tampoco podía faltar una IPA en este ranking así es que esta cerveza tenía todas las papeletas.
Color anaranjado/cobrizo con espuma blanquecina, densa, muy duradera y que dejaba un bonito encaje conforme se iba vaciando la copa. Aroma a resinas, caramelo, frutal: pomelo y naranja. Sabor ligeramente cítrico, melocotón y a pomelo en una buena proporción, notas resinosas con una muy buena base maltosa. Densa e el paladar con un buen amargor y medianamente seca en el retrogusto.



Schneider Weisse Tap X Mein Cuvée Barrique - Weizen Bock

Y por último Alemania también tenía que tener su hueco propio en esta sección. La Tap X Mein Cuvée Barrique forma parte de esa serie de nueve cervezas de trigo, ediciones limitadas. Esta en concreto procede de la mezcla de Aventinus Weizen Eisbock y Aventinus y además emvejecida en barricas de vino Pinot-Noir. Del vino no entiendo pero habiendo probado ambas cervezas por separado con las que se elabora esta otra el resultado iba a ser excepcional.
La cerveza es de color marrón con una fina capa de espuma de color beige que disminuye muy rápido. Aroma con notas claramente a madera, frutos rojos y vino tinto. En boca es todo un cúmulo de sensaciones. Notas que evocan los frutos rojos que se nos presentaron anteriormente, como cerezas, bayas y moras rojas, intensas notas a barrica, con muy buena acidez, uva blanca también presente. Final ácido envejecido con una alta presencia a frutos rojos, con mucho cuepo en boca.


Sin más que reseñar me despido de esta sección hasta dentro de un mes en el que volveré con grandes cervezas probadas y cómo no... disfrutadas.

domingo, 30 de marzo de 2014

'Nosecuanto' intercambio con Dinamarca... me encanta!!

Pues sí, es un hecho más que reconocido que Dinamarca me encanta cerveceramente hablando. Ya sea Amager, To Øl, Mikkeller, Hornbeer, Evil Twin, Beer Here, Midtfyns,..., es por ello que si un danés me propone un intercambio el resultado no va ser otro que tenga éxito más que asegurado, tarde lo que tarde. Este en concreto es uno de esos que por unas cosas o por otras parecía que nunca iba a llegar el momento en el que nos enviáramos las respectivas cajas. 

Contactó conmigo allá por principio de diciembre pero diversas causas me obligaron a decirle que en aquel momento no podía ser el intercambio. Unos viajes por trabajo pendientes y luego las fechas navideñas en las que uno no encuentra el tiempo necesario fueron el motivo de atrasarlo hasta enero. Luego febrero que fue otro mes que por unas cosas o por otras yo no tuve tiempo. Concretado finalmente para marzo sólo faltaba concretar lo que nos interesaba recibir. Me lo dejó bien claro desde el principio: sólo cervezas de micros que estén en los primeros puestos del ranking de España y otras que yo viera que aún no estando también fueran buenas. Por mi parte no puse ningúna premisa pero sí le dije que quería recibir IStouts o IPAs.

Su caja me tardó tres días, tiempo record y esto es todo lo que recibí: 

  • To Øl Black Malts & Body Salts Black Coffee IIPA - Black IPA (9.9% ABV)
  • Stronzo Swagger Juze - Specialty Grain (8% ABV)
  • Stronzo Batch #13 - Imperial Stout (9% ABV)
  • Fort Collins Rocky Mountain IPA - IPA (6.2% ABV)


  • Ugly Duck Hoppy Christmas - IPA (5.9% ABV)
  • Ugly Duck Simcoe & Chinook  - IPA (5.9% ABV)
  • Fanø Imperial X-mas Porter (Kunstner Øl No. 1) - Imperial Porter (10% ABV)
  • Amager/Three Floyds Arctic SunStone - American Pale Ale (6% ABV)
 

  • Hornbeer Viking Chili Stout (Megagrisk) - Imperial Stout (10% ABV)
  • Mikkeller Black Hole Barrel Aged Edition Peat Whiskey - Imperial Stout (13.1% ABV)
  • Weyerbacher Tiny - Imperial Stout (11.8% ABV)
  • Ølfabrikken Porter - Baltic Porter (7.5% ABV)
 

Ya hay algunas que las tengo especial ganas, otras que bien se merecen un tiempo de reposo y calma después del más que seguro ajetreado viaje.

Resumiendo, puedo decir que me siento más que satisfecho por el intercambio a pesar de que me haya llegado una que ya había probado (To Øl Black Malts & Body Salts Black Coffee IIPA). El hecho de conseguir la botella de 75cl de Weyerbacher o las de 50cl de Amager/Three Floyds, Hornbeer o sobre todo la Mikkeller hace que este cambio sea del todo fructífero.

Un saludo a tod@s y seguiremos intercambiando e informando.

* Para Pau Lupuloadicto: me comentaste en una entrada de las que escribo referente al ranking mensual de cerveza que estabas interesado en la etiqueta de la To Øl Black Coffee IIPA y yo te comenté que imposible pues la bebí de barril. ¿Te sigue interesando?. Si es así, si quieres te paso la botella esta que me ha llegado.

miércoles, 26 de marzo de 2014

No se puede ser más excéntrico. Cerveza de sesos de cabra asados

Como lo habéis leído.

Lo he oido esta tarde en la radio y de que he llegado a casa me ha faltado tiempo para buscar información de la cerveza en cuestión elaborada con sesos de cabra; eso sí, también lleva arándanos.

La cerveza y el por qué

La cervecera norteamericana Dock Street Brewing Co. de Philadelphia (Pennsylvania) ha creado esta cerveza llamada Dock Street Walker (American Strong Ale de 7.2% de ABV) inspirada en la serie The Walking Dead que tanto éxito ha tenido y tiene tanto en los EEUU como en Latinoamérica y España. En España recordemos que esta serie empezó a retransmitirse en 2010 y desde entonces hasta ahora a temporada por año. La última temporada, la cuarta se extrenó en octubre del año pasado. 


La cerveza se va a lanzar al mercado el próximo 30 de marzo que precisamente coincide con la emisión del último capítulo de la cuarta temporada en los Estados Unidos y con motivo de ello se va a organizar una fiesta para los fans de la serie en la misma Philadelphia, ciudad en donde se ambienta la serie.


El nombre de la cerveza, Walker, hace referencia a los caminantes como se los llama en la serie, o más comunmente por todos zombies y para rendir el homenaje que se merecen dicho entes en la serie. Según la Dock Street los ingredientes usados han sido trigo, avena, cebada, arándanos orgánicos y sesos asados de cabra.

En cuanto a la cervecera

Dock Street se fundó en 1985 siendo la primera microcervecería de la ciudad y una de las primeras de los Estados Unidos. Se encuantra localizada en el barrio multiétnico de Cedar Park al oeste de Philadelphia en lo que fue un parque de bomberos haciendo esquina entre la calle 50 y la Avenida Baltimore. A parte de poder beberse todas sus cervezas disponibles en ese momento en su brewpub también se puede comer menú. Además es usual encontrar sus cervezas por otros locales de la ciudad.


Sus cervezas han ganado muchos premios, a saber:

- Medalla de plata para la La Biere des Amis (Saison) en el GABF
- Medalla de plata para la Cream Ale (Cream Ale) en el GABF
- Medalla de bronce para la 12 Abbey Style Quad (cuádruple) en el GABF
- Medalla de bronce para la Amber (Amber Ale) en el GABF
- Bronce en el World Beer Cup para la Prisoner of Hell (Belgian Strong Ale)
- International Gold Medal para la Amber (Amber Ale)
- International Gold Medal para la Royal Bohemian Pilsner (Czech Pilsner)

Como se puedo ver no son unos frikies o principianes que han sacado la cerveza a la que va dedicada esta entrada con el único motivo de hacerse publicidad.


Un saludo a todos

domingo, 23 de marzo de 2014

Un fin de semana muy especial

Con casi dos meses de retraso llega esta crónica que no va a ser literalmente precisamente eso, una crónica de lo que fue un fantástico fin de semana; aquel cuando los chicos de Cervezorama 2.0 celebraron su aniversario. Ese fin de semana el que me refiero fue el del 31 de enero y 1 y 2 de febrero. La idea estaba más que clara y resultaba más que apetecible: hacer un festival cervecero en Madrid, en el madrileño Mercado de San Fernando y además trayendo a numerosas figuras cerveceras dentro del panorama mundial. Para más datos ver esta entrada.

Como digo aquel fin de semana tuvo un comienzo fuerte y a la vez muy prometedor. El viernes me había citado con André, un "Ratebeerano" que vino a Madrid al festival para disfrutar de la buena cerveza que se pudo beber. Pero como llegó el viernes por la mañana temprano había que cubrir huecos de tiempo de la mejor forma, así es que nos fuimos a tomar cervezas a el Animal. Allí con la buena compañía de Tibor y una tabla de embutidos catalanes cayeron no pocas cervezas, a saber: Magic Rock 8 Ball, The Kernel Pale Ale Motueka, De Molen Amerikaans, Schysst IPA All In Brewing / Lervig, Buxton Axe Edge, Bad Attitude Two Penny Porter, Bristol Beer Factory Exhibition y la Hitachino Nest White Ale. Casi nada para ir abriendo boca a mediodía, pero eso sí... compartidas.

Como no todo iba a ser beber cerveza y aprovechando la visita hice el correspondiente intercambio de cerveza con André el cual me proporcionó cervezas de micros portuguesas que ni siquiera conocía y además una cerveza de Angola y otra de Mozambique. Aquí las fotos:

Amphora Imperator, Amphora Bracara, Amphora Ruver 


Mean Sardine Zagaia, Mean Sardine Tarrafa, Sovina Helles, Sovina Atlântica


Maldita English Barley Wine, Maldita Robust Porter, Maldita Bohemian Pilsner


Praxis Ambar, Praxis Dunkel, Dux beer Pilsner


Laurentina Clara, Nova Cuca, Hidromel LuCitanea




Junto a Evin O'Riordan (The Kernel)
Por la tarde había otra cita ineludible y ya habíamos quedado André y yo para pasarnos por El Pedal ya que era allí donde Mike Murphy, el artífice de las cervezas de Lervig, presentaba allí un par de barriles. Me retrasé bastante en llegar, el transporte público hizo de las suyas esa tarde-noche y tardé más de lo que me imaginaba. Cuando llegué a El Pedal se había acabado todo acto y solo quedaba Mike hablando con otros que al poco se marcharon y otro grupo en el que estaban Aní, de Cervezorama 2.0; Julián, el Oso; el hermano de éste; Sergio de Lupulus y su pareja. Como no me iba a ir de vacío pues qué hacer. Unirme a la conversación (muy agradable) y beber un par de cervezas Lervig de las que tenían pinchadas: Una Lervig Lucky Jack fresquísima y una Lervig Reserve Rye IPA mejor aún.

De allí directamente a La Contenta para la presentación de The Kernel en donde ya me encontré con Ernesto (Yria-Guinea Pigs); Fran (con el que ya he coincido en varias catas), Gonzalo Humulus Lupulus con su pareja; Fernando (otro que con el que he compartido catas), etc, aparte de mi anterior compañía y en donde cayeron una Kernel IPA Cascade, una Kernel Pale Ale Citra Cascade y una Kernel Export Stout London 1890. A cada cual mejor pero la Export Stout estaba realmente buena. No podía faltar la foto de rigor que me hice con Evin O'Riordan, artífice de la fábrica londinense.

De aquí vuelta a el Animal ahora sí en horario nocturno en donde ya la noche se remató saludando a los "master brewers" de micros nacionales que ese fin de semana vinieron: los chicos de Laugar al completo, Aran de La Pirata, Reptilian, y muchos más... La neurona a estas alturas me patinaba pero aún recuerdo lo que me tomé: una Alvinne Balthazar que la había probado el día anterior y me encantó. Ah!! que no he contado lo del día anterior jueves... (estamos a viernes), ufff, otra...

*     *     *     *     *

Amanece sábado día 1 de febrero y tras remolonear un poco en la cama (ese fin de semana mi 'sufridora' y yo estábamos son críos y además con a toña de la noche anterior se hacía harto difícil el ponerse en posición vertical) me fui al Festival que se celebraba en el Mercado de San Fernando, como ya he dicho más arriba. Llego y zas!!, la primer en la frente. Se me había olvidado el vaso del festival (idéntico al de la Feria de Noblejas en ambas ediciones celebradas) y menos mal que los posavasos canjeables no...

*****Un impás: jejeje, acabo de ganar el concurso mensual del Free Beer Day de Marzo de Yors Cerveriana.*****
*****Y por cierto estoy tomando mientras escribo esta entrada una Popaire Tramuntana Cuvée que me está sabiendo a gloria bendita.*****

Seguimos con el relato y estamos situados en el sábado y con mi llegada al recinto del festival. Al primero que me encuentro es a Juan Antonio Barrado JAB con su pareja  y me dice literalmente: "Están pinchando la Cantillon Fou' Foune en aquella barra de allí y ya debe quedar poco". Me faltó tiempo para ir. Cuando me la sirvieron caía un hiiiilo de cerveza pero con respecto a la misma he de decir que me supo esxcepcionalmente buena. Ya con mi vaso de Cantillon la cual era una cerveza que tenía como un 'must' me lo tomé con más calma... entre comillas. Después de una charla con Ernesto me voy a la barra de la Imperial Stout. Él me dijo previamente: "la barra de las cervezas negras es para hacerse el fuerte allí y no separarse en ningún momento". Justo estaban pinchando la Reptilian Apokalipse Oporto Barrel Aged. Sin duda alguna la mejor cerveza dentro del ámbito nacional que he probado y que no tiene nada que envidiar con respecto a otras IStout que nos llegan de cerveceras con más renombre. A la postre se convirtió a la mejor cerveza del festival en mi opinión.

La mejor nacional que he probado hasta ahora

Para quitar las notas acarameladas a Oporto, higos pasos, ciruelas, pasas, etc, la opción era una Marina Liam 15 la cual me agradó igalmente por lo fácil de beber que era con predominancia de notas cítricas. Un detalle he de comentar a esta altura: una de las cosas que no me gustó del festival es que no hubiera sitios habilitados para enjuagar los vasos. La opción era ir a los baños pero con la rapidez con la que se sucedían los grifos era impensable. Te lo podían enjuagar en una de las barras habilitadas de las tres disponibles, en concreto la de las lambic pero pillaba a la otra punta de donde estaban todos los 'pepinos'. Por poner una 'pero' que estoy seguro se subsanará si se celebra otras veces.

Acabo de comentar la rapidez con la que se sucedían los barriles y así es como llegó la Alvinne Málaga Red, que pudiera ser la segunda mejor cerveza que probé en el festival. Toques a uva roja, con un toque sour pero sin excentricidades, notas vínicas y frutos rojos. Sólo me queda decir algo más: que nadie pierda la oportunidad de probar esta cerveza si se la encuentra por delante. Y como otras veces a una sour/lambic le sigue una oscura, en este caso fue la Struisse XXXX Quadrupel: caramelo, toffee, especias, migas de pan tostado campaban por doquier. A su vez André me dio también una Pirata Black Block Brandy Aged. Una cerveza en la que se integran muy bien las notas a brandy (Peinado) con aquellas notas cafetosas que nos tiene acostumbrado la Black Block normal y el alto contenido alcohólico. Y por supuesto, al igual que en la primera versión, una cerveza de 10.

Julian, el Oso, en plena faena

¿Dónde vamos ahora?, pues a la fila de las lambicas como no podía ser de otra manera ya que le había llegado la hora al barril del Oude Quetsche Tilquin à l’Ancienne la cual había levantado gran espectación merced a la larga cola que había, gracias también a que a esas hora de por la tarde quizás hubiera más gente en general en el festival. En la larga fila de espera charlando con André, con el cual me había encontrado instantes antes, coincidí con uno de los artífices de las cervezas DeMolen: John Brus, con el cual compartí alguna cerveza y una breve charla. Antes de terminar la Tilquin llegó por arte de birlibirloque otro vaso a mis manos (no sé de qué me extraño luego que siempre me traigo a casa vasos de más). En este caso fue de la cerveza Laugar Hop Shock en la que predominaban los cítricos, de una manera más leve las resinas y ciertas trazas frutales.


Poco a poco en el transcurso de la tarde fueron llegando más blogueros e incorporándose a los que llevabamos allí todo el día. Así aparecieron: Gonzalo, Jorge, Debora & David (aunque no se quedaron mucho tiempo ya que tenían otro compromiso familiar), Aine y Jota Biirkonnen, los chicos de ZumodeCabada..., yo otros ya se habían ido: Juan A. Barrado, Juanlu, Fran o se iban yendo como es el caso de André, mi amigo portugués con el que había compartido gran parte de las horas de ese fin de semana y que para mi fue un placer conocer por fin en persona. No desaproveché la ocasión para hacerme la foto de rigor con él y quedamos en vernos muy pronto, quién sabe dónde: si en Portugal en alguno de mis usuales viajes al país vecino o de nuevo aquí en España.

Junto con André

En este momento ya había llegado al festival mi pareja Eva. Si hubiera estado desde primeras horas de la mañana la hubiera 'matado' en este mundo de frikis. Y con esto ya sólo quedaba apalancarse en la barra de las cervezas oscuras, en donde horas antes había tomado la Reptilian, la Struisse, la BlackBlock, etc y que en estos momentos estaban pinchando otra delicia: la Struisse Rio Reserva. No sé cuál más bebimos, ni me acuerdo y por más ejercicio de memoria que hago no soy capaz. Mis notas en mi libreta son realmente indescifrables (algún día publicaré una entrada de mis agendas y otrso sitios en donde apunto y he apuntado catas, como ya dije dos dos entrdas anteriores).

Los blogueros que coincidimos en el turno de tarde

Sólo sé que decidimos por un momento despedirnos de los que allí estaban, más bien poco gente e ir a cenar algo consistente que empapara todo el líquido que llevaba en el estómago. Como suele pasar que después de una comida copiosa te da el 'bajón' y no eres capaz de moverte..., eso es lo que nos pasó. Al final no pudimos asistir a la fiesta en Irreale y ya sábado noche dimos por concluido cerveceramente hablando a un fin de semana muy especial.

*****...y como ya hice más arriba y ahora que estoy ultimando la entrada a las tantas de la madrugada le ha tocado el turno a una HaandBryggeriet Rødhette, otra deliciosa Sour pero no tanto como la Popaire Cuvée de ayer...*****

sábado, 15 de marzo de 2014

Salón de Gourmets 2014

Tal y como pasó el año pasado gracias a Claudio, de Cervezas Far West me he podido pasar por este Salón del Gourmet en donde se dan cita gran cantidad de productos gastronómicos de cualquier rincón de España y de algún otro país distribuidos en los pabellones 2, 4 y 6 de Ifema. Todos los años hay un país invitado, en este fue Japón, ocupando un área bastante grande en cuanto a superficie. No obstante también se pudo ver stands de Suiza; alguno de Francia promocionando sus espumosos; Portugal, que nos mostraba algunos productos típicos tales como quesos; Italia con un par de máquinas cortadoras de embutido Berkel que hacían las delicias de todo el que pasaba por al lado, etc.

Si nos ceñimos a la presencia cervecera este año ha habido un claro aumento con respecto al año pasado. En el plano de cerveza industrial la única que estaba era Estrella Galicia que a su vez era patrocinadora oficial del evento con un starnd muy a lo grande, con una barra interior en donde se podían degustar algunas de sus variedades: la Estrella Galicia Especial, la 1906 y la Sin y aparte de dos sidras: la Maeloc Seca y la Dulce. Faltaron dos grandes cerveceras que estuvieron dos años atrás: El Grupo Mahou-San Miguel y la Damm. También el año pasado estuvo sólo la marca gallega. Para el miércoles había organizado una cata de cervezas belgas que distribuye Estrella Galicia en España. Después de pensarlo un poco no lo vi nada atrayente.


Pero antes de dirigirme al stand de Estrella Galicia el primer día me topé de bruces con un distribuidor de cerveza escandinava en España y más centrado en la zona de levante, Baleares, Canarias y costa sur peninsular, lugares como se comprueba a simple vista en los que cervezas finesastales como Olvi, Sandels o la estonia A. Le Coq en sus distintas variedades siempre tienen gran salida merced al alto porcentaje turístico. Pude hablar un buen rato con Emilio el cual me dio algunos datos de las cervezas que trae así como su interés en buscar contactos para ampliar su distribución un poco más por el resto de España. Él mismo me agasajó con una buena ristra de cervezas de las que distribuye pero no contento con eso me ofreció allí mismo hacer una cata con cada una de las cervezas. Muchas gracias por el buen comienzo.

Justo al lado teníamos la presencia de la Cerveza Grana la cual sólo elabora un tipo de cerveza, la tostada. Es una cerveza muy bebible de trago largo, ligera de cuerpo y escasa presencia de amargor con notas leves a maltas caramelo y ligero dulzor. Una cerveza que no estaba ni bien ni mal, sino correcta que al menos no es poco para el corto tiempo que llevan en el mercado. Desde aquí les animo a seguir así.

Muy cerca de ambos estaba la avulense Cerveza Gredos en donde me encontré con JORGE CERVERIANA. Allí pude probar su nueva cerveza Gredos Whisky de malta a la cual se le notaban ciertas notas, muy leves, a whisky al final del trago. Una cerveza de 6.4% de ABV, fácil de beber y curiosa para el que quiera experimentar a probar nuevas sensaciones con la añadidura del whisky a la cerveza, aunque como digo sea muy levemente. También pude probar su cerveza Gredos rubia, con notas cítricas, heno y ligera de cuerpo.

Acabado el recorrido por el pabellón 2 había que ir al 4 en donde tenía parada obligada con Claudio de Far West. Antes de eso me pasé por el stand de Cervezas Ebora para charlar un rato con Fernando, su master brewer el cual me invitó a tomar tres de sus nuevas creaciones: la Ebora Rubia Mediterráneo, con notas cítricas, ligero malteado y cuerpo y leve amargor; la Ebora IPA, con buena presencia de amargor, notas terrosas y notas a caramelo; y la Ebora Triple Malta, ligeramente dulce, notas a miga de pan, buena presencia alcohólica y buena base maltosa. Todas ellas con una baja carbonatación característica de todas las creaciones de Fernando. Gracias por la botella Ebora Triple Malta.


Al lado de Ebora estaba Jordi de la Cervesera del Montseny con el cual tuve una buena e interesante conversación sobre el panorama microcervecero que se vislumbra en Cataluña y el que hay en Madrid. Jordi también tenía como principal objetivo buscarse una presencia de sus cervezas en la capital, un distribuidor. En el stand Jordi tuvo la deferencia de invitarme a probar algunas variedades que me faltaban por degustar. Entre ellas se encontraban la Lupulus, la EcoLupulus y la Castanya. Me gustó bastante la Lupulus pues se encontraba a medio camino entre una IPA ligera y una Bitter, más fiel a este último estilo. En cuanto a la Castanya también me agradó mucho con sus leves notas dulces al principio y ligero tostado pero que poco a poco a medida que va cojiendo temperatura y sobre todo al final del trago se notas unas notas muy intensas a castaña, tostado y caramelo que hacen las delicias de cualquier paladar.. Gracias por el pack de cervezas que me proporcionásteis.


Después había que encaminar los pasos al stand de la Far West. Ya había vuelto Claudio de unos compromiss que tenía y una vez más me fue grato hablar con él y dar una vuelta de rosca al mercado, presente y futuro al panorama microcervecero. Minutos antes me había dicho Juan Antonio Barrado (JAB) que disponía de una cerveza muy fuerte con ciertas notas a Oporto. Esa fue la palabra mágica así es cuando Claudio me dijo que qué quería probar lo tuve bien claro y pedí una Far West Leyenda. Esta cerveza tiene un color marrón, con casi ausencia de espuma y que lo poco que tiene se disipa muy rápidamente. Notas muy intensas a coñac tanto en nariz como en boca en donde se notaba mucho el alto contenido alcohólico (14% ABV), y al final del trago una vez que tomó temperatura se notaba ciertos toques a azúcar y melaza. La cerveza fue servida muy fría, casi helada, con la intención de que fuera una cerveza de temporada estival. Con ese contenido alcohólico y la alta presencia de notas a vino de Jerez se me hace muy complicado que esta cerveza encaje bien en el público general como para el verano por mucho que se enfríe, independientemente que a los frikis como yo nos guste probar cualquier cosa en cualquier mes. En cuanto a la temperatura de servicio me pareció un desacierto y fue cuando se calentó bastante cuando ganó en matices, si bien la vi un poco descompensada. En cuanto a las notas a vino de Jerez, Claudio me juró y perjuró que no había estado envejecida ni en barrica, ni le había echado chips, ni aditivos ni nada. Todo era cuestión de las levaduras y maltas usadas. Muy sorprendente con las intensas notas a este vino que tenía...

Después de Far West sólo me quedaba un rato para irme a un pequeño stand que tenía las cervezas de Hitachino Nest en el que una japonesa un poco seria al principio que luego fue tomando confianza y el nuevo importador para España me dieron para probar algunas de las cervezas que allí tenían.
La cosa empezó por fijarme en una cerveza de dicha marca que no había probado, la Dai Dai IPA. Después de intentar probarla me dijeron que esa imposible (no la tenían abierta ¿?) y que me podían ofrecer sólo de la White Ale la cual me pareció mucho mejor que cuando la probé hace cosa de poco más de un mes en un local cervecero, mucho más fresca con intensas notas cítricas. Después de una interesante conversación a tres bandas entre el comercial, la japonesa y yo referente a tema licencias para importar cerveza, transporte, proyectos futuros a corto y medio plazo, barriles para el BBF la cosa se animó y en todo un derroche de medios la chica se agachó a la nevera y sacó una Hitachino Nest Ancient Nipponia. Una cerveza con muy buena base a malta, ligeramente dulce, leves toques cítricos y ciertos muy sutiles a jenjibre y miga de pan. Elaborada únicamente con lúpulo de la variedad Sorachi Ace, dato que me fue constantemente recalcado por la chica.

Es todo lo que dio de sí el primer día de estancia. El segundo lo quería enfocar más a probar y conversar con otros productores qcon los que no había hablado el lunes así es que fui directamente al stand de Dolina, unos productores de Burgos con su innovadora etiqueta-rasca (la primera que veo...) y en donde Victor y Francisco José me hablaron de su cerveza a parte de servirme sus dos variedades disponibles. Una Kölsch muy fácil de beber que según me dijeron llevaron a la Cölner Hofbräu P. Josef Früh por intermediación de un conocido y según los alemanes se ajustaba bastante al estilo Kölsch del que son tan buenos productores. La otra variedad es la de estilo Doble Belga la cual poseía las características notas a caramelo, toffee, malta tostada y quizás le faltaba un poco de notas especiadas pero también muy fácil de beber. Muchísimas gracias por las cervezas que me dísteis y que probaré más detenidamente.

De allí a la que tenían al lado, la Archi. Juan y su padre me hablaron e insistiron en todo momento que su cerveza sólo llevaba agua, levadura, lúpulo y malta. Esto parece abvio si de una micro hablamos pero nada más lejos de la realidad. Elaboran un estilo que hablando con muchas personas entendidas en la materia es muy complicado de hacer, encima que salga bien y en donde el agua tiene una importancia vital para el éxito o el fracaso. Y así es. Sólo cuando me dijo Juan (padre) todos los esfuerzos para que Juan (hijo) diera su aprobación con el agua lo entendí todo. Elaboran en Humanes, tienen pozo propio en el local pero el agua no es la idónea para una Bohemian Pilsner, la tenían que tratar para conseguir una materia prima con baja dureza. Una vez que lo consiguieron vinieron problemas con los de Sanidad. Tenían que añadir cloro para desinfectarla. Este nuevo añadido iba a dar al traste con el agua que tanto les costó obtener. Para desinfectar el agua y no añadir ningún producto químico pasan el agua por una fuente de luz ultravioleta por lo que se consigue que salga sin gérmenes perjudiciales. Su cerveza es como digo una Bohemian Pilsner de color rubio cristalino y espuma blanca con buena persistencia. Buena base a malta, matices a grano, cereal, heno fresco y leve amrgor. Muy bebible para cualquier época del año y que mejora ostensiblemente cualquier cerveza rubia industrial que pueda haber en el mercado.

Al lado de donde estaba esta zona de los stands de las micros se estaba organizando un concurso de tiraje de cerveza, como no podía ser de otra manera patrocinado por Estrella Galicia. Arte lo que se dice arte si que tenían para echar una caña de cerveza, aunque yo hace unos años cuando 'tiraba' cañas de cerveza en mi pueblo durante las fiestas lo hacía mucho mejor e incluso dejando un buen copete de espuma. En lo que patinaban los concursantes era en responder a unas preguntas que les hacía el jurado después de haber llenado las copas que tenían que llenar. A saber:

P: Graduación alcohólica de Estrella Galicia Especial
R: 3.5 grados

P: Ingredientes de le cerveza Estrella Galicia
R: malta, levaduras,...


P: Matices de la Estrella Galicia 1906
R: A malta y .... (cric cric cric)


P: A qué se debe el color más oscuro de la Estrella Galicia 1906?
R: ehhhhh..., ehhhhh

Y así un montón de ellas. Eran camareros profesionales pero conocimiento del producto que servían: cero pelotero. Si Santa Ildegarda y Guillermo IV de Baviera se hubieran levantado de sus tumbas no hubiera dejado ni al 'tato'.

Poco después me encontré de bruces con una cata de cerveza de Valladolid, creo recordar, Uila Dones. Tenía otra preferencias sinceramente y es que quería probar alguna de las sidras que habían venido al Salón y que estaban localizadas en el área dedicada a Asturias. Dos buenas sidras naturales (Villacubero y Trabanco) y a comer de lo que daban en los diferentes stands: anchoas, sushi, pulpo, morcilla y diferentes embutidos, etc.


Para finalizar mi segundo día en el Salón me fui a probar la cerveza burgalesa Mica. Una rubia fácil de beber con notas dulzonas y a miga de pan. También por el stand de las Bodegas Nivarius para probar su Palax, rubia muy ligera; y la Ceriux que aunque ya había tenido oportunidad de probarla siempre está bien recordar sensaciones, en este caso más bien regulares.


Me dejé en el tintero el stand de Beer & Cheese, Nispra (y eso que tenían dos... pero es que a mi el níspero se me hace un poco difícil), la cerveza de la Axarquía Murex y el de Antara, esos de los que al menos yo vi. También había presencia de la cerveza La Virgen en al menos dos stands como cerveza 'oficial' de los mismos.

Esto ha sido todo lo que dio de si de mi estancia de dos mediodías en el Salon de Gourmets. Muchas gracias a Claudio por invitarme una vez más.

viernes, 7 de marzo de 2014

Valoración 2000 en Ratebeer

Llevo logado en Ratebeer.com desde hace siete años. Quién lo iba a decir aquel enero de 2007 que iba a llegar a semejantes cifras de cervezas diferentes probadas. Por aquel entonces el fenómeno microcervecero en España estaba echando sus primeros pasos seguros, un tanto dubitativos al principio pero poco a poco cojiendo más soltura. Como los primeros pasos de un bebé.

Aquellos años era harto complicado probar otras cervezas que no fueran belgas, alemanas, checas, alguna norteamericana y poco más. Si me dicen que siete años después, viendo el panorama que había entonces, iba a llegar a las 2000 valoraciones me hubiera hartado de reir (este "hito" lo conseguí el mes pasado, esta entrada va con retraso, ahora mismo creo que van unas 2050). Encontrar esa cantidad de cervezas diferentes entre las estanterias de los centros comerciales se me hacía imposible es poco.


Por aquel año yo estaba trabajando en Sevilla y aparte de los centros comerciales donde probaba y compraba cerveza diferente cada vez también iba a una cervecería llamada Cervecería Internacional en donde iba casi todos los jueves a tomarme dos o tres cervezas. En este sitio se podía elegir de entre una carta de unas doscientas cervezas, principalmente belgas y alemanas pero también alguna de ciertos países exóticos como Japón, Jamaica, y algunas sudamericanos. Por aquel entonces tenián creo recordar ocho grifos, varios de ellos fijos. Uno de los fijos era el que tenía la Spaten Hell y esta cerveza era con la que siempre abría la sesión, acompañada de una tapa de bacalao en aceite riquísimo.

A pesar que estaba logado en Ratebeer se daba la paradoja que no hacía apenas valoraciones en la web. Ahora mismo me preguntó el por qué sin  encontrar justificación alguna. Lo que sí, viendo mis estadísticas en dicho website está claro que la primera que valoré fue la Rochefort Trappistes 8. Genial comienzo. Volviendo a más atrás he de matizar que las catas en vez de apuntarlas en la web me las apuntaba en alguna servilleta, posavasos, recibo de cajero o lo que pillara más a mano. Así ha pasado que después de dos mudanzas, una de Sevilla a Madrid y otra de Madrid a Madrid creo y estoy seguro de ello que hay muchas que se han perdido por el camino. Una vez localicé un buen número de ellas y aún sigo encontrando alguna entre las hojas de un libro, unos apuntos, etc. También paradójicamente no encuentro la cata que hice de esa Spaten Hell... caprichos del destino...

Durante mi estancia en Sevilla, mi último año, venía a Madrid todos los fines de semana. Mi, por aquel entonces, novia Eva ya estaba trabajando en nuestra ciudad de origen. Después de unos años en los que había pedido traslado en el trabajo y se había ido a vivir a Sevilla en donde estuvimos viviendo en pecado; de nuevo lo pidió para venirse a Madrid teniendo toda la certeza que yo iba a volver a los pocos meses. No fue así y yo tuve qe esperar un año más. Como digo, que me disperso, venía a Madrid todas los fines de semana y solíamos frecuentar con cierta asiduidad una cervecería en el barrio de Aluche llamada El Gato con Botas, aunque previamente íbamos a cenar a otra cervecería en la acera de enfrente la franquicia de Estrella Galicia "Cerveza de Bodega". O a tomar una previa el La Abadía de Madrid, en la misma acera. En El Gato con Botas se podía degustar una buena variedad de cervezas belgas principalmente. Desafortunadamente ni una ni otra existen ya.

Después de eso ya vino el translado a Madrid y con ello el boom de las tiendas cerveceras y a la vez mayor asiduidad a locales cerveceros de la capital: L'Europe y Nicolás, Oldenburg y José Luís, Kloster y Manolo eran los clásicos, y además los tres situados en la misma acera.

Muy rápido aparecieron las tiendas cerveceras: Cervezorama, Labirratorium , La tienda de la cerveza, El Cervecero (en Las Rozas), La Buena Pinta, The Beer Garden, La Maison Belge. No quiero ni me gustaría quedarme alguna olvidada. Bueno sí, una vinoteca que no recuerdo el nombre situada paralela a Fuencarral en donde podía comprar cerveza variada. por supuesto las tiendas on-line: Zombier, Cervezalandia, Cervecyl, 2d2despuma... y alguna más a la que he comprado y a las que no he comprado pero queda pendiente una visita próxima, llámese Biirkonnen que para eso me pill al lado de mi lugar de vacaciones.

Y por supuesto los locales aparte de los ya existentes: Animal, La Tape, Irreale, Fábrica Maravillas, El Estribo, El Pedal, CafeeKe, etc

Pero antes de todo esto que ya os lo sabéis de memoria, volvamos, ahora sí, a finales del siglo pasado. Allá por el 1998. Casi nada... Lo he leído por la blogosfera, aparte de comentarlo varias veces, que varios empezaron por las Grimbergen, Leffe, Chimay (aunque seamos siendo asíduos a ellas), Franziskaner, etc. Pero si hay otra cerveza por la que enamoré por los encantos de este líquido es la Gulden Draak. La primera que probé fue en una taberna irlandesa situada en al madrileño Barrio de las Letras. La Taberna del León, con su fachada impresionante con azulejos de las efigies de los escritores que vivieron en el mismo barrio. Su camarero muy serio, el lugar muy tranquilo en el que es menester hablar casi en voz baja, con un ambiente muy apaciguador y una carta de cervezas de unas 40-50 cervezas, principalmente belgas.

Como digo la Gulden Draak me embaucó desde el principio. Aún recuerdo la primera vez que la pedí lo cuánto que me gustó su botella blanca tipo steinburg, de las típicas botellas belgas que luego me han sido tan familiares. En cuanto probé aquella cerveza me gustó aún más, sus notas a caramelo, especiado y ciertos toques frutales con un punto alcohólico al final. Bien es cierto que después de ella vinieron muchas más dentro de su mismo estilo pero esa me marcó sobremanera.

Dicho todos estos prolegómenos dignos del abuelo cebolleta tenía que conmemorar la valoración 2000 en Ratebeer y para ello estaba todo listo. Una Gulden Draak en la nevera, en este caso la Gulden Draak 9000 Quadruple para rememorar aquellos tiempos de hace la friolera de 15 años. ¡¡Hasta aún tenía pelo!!. Creo que acerté en la elección de esta cerveza. Tenía muchas otras dignas de ser elegida. IStout ediciones limitadas aún rondan en mi habitación, otras que llevan su periodo de guarda y que incluso acumularían una fina capa de polvo si estuvieran en un sitio propenso a ello. Pero tuve que elegir esta.

El nombre le viene del dragón dorado que hay en la parte superior del campanario de Gante (ciudad que recomiendo de obligada visita) y el 9000 es por el código postal de la misma ciudad. Lo de Quadruple ya es por razones obvias. La cerveza es de un color ambarino/cobrizo con una espuma de color ligeramente tostado con una buena y generosa formación de espuma, bastante duradera y con buen encaje. En el aroma se nos presentan las notas típicas de la levadura belga, muy especiada con notas a caramelo, toffe y maltas tostadas. En boca es dulce aunque no empalagosa al principio con intensas notas a caramelo y ciertos frutos rojos en muy buena proporción; notas a madera también están presentes con una sensación en boca a miga de pan tostado. El final es ligeramente amargo y una leve sensación alcohólica muy bien equilibrada por el azúcar tostado.

Como ya he dicho más arriba fue una muy elección, pero lo que también es cierto que entre esta y la Gulden Draak normal creo que me quedaría con la última. Por tener el encanto de cuando era 15 años más joven y por que fue una de las que me introdujo en esta maravilloso mundo de la cerveza.


 Un saludo a tod@s y buena cerveza.

(1) Siento todo el rollo anterior para al final decir que me he tomado esta cerveza o tal otra pero necesitaba un poco de ambientación. Y ya de paso conocéis algo más de mi...

sábado, 1 de marzo de 2014

Cervezas de febrero'14

Ya lo comenté en la entrada anterior, la falta de tiempo durante las últimas semanas hicieron que no encontrara nada de rato para atender a todos mis hobbies. Entre ellos está ponerme a escribir durante un par de días y varios días más de preparación previa para sacar adelante una entrada del blog.

Después del parón del mes pasado vamos a ver cuáles fueron las mejores cervezas que me pude beber en el mes de febrero. Un mes precisamente que no ha destacado mucho por la cantidad de cervezas bebidas y muchas de ellas de regular calidad provenientes del país vecino: Portugal. No voy a poner las que me pude beber en el Festival Aniversario de Cervezorama pues las mismas, entre las que se encuentran la Cantillon Fou Foune, Alvinne Malaga Red, la Reptiliam Apokalipse Oporto B.A (la mejor cerveza nacional que he podido probar), Struise XXXX, etc, coparían los primeros puestos.


Struise / Mikkeller Elliot Brew - IIPA

Cuando uno se crea prejuicios sobre algo y se da cuenta después que había errado en su primera impresión se le queda por lo menos cara de asombro y satisfacción. Únicamente conocía a Struise por sus cervezas de alta graduación, muchas Imperial Stout, varias de estilos clásicas belgas y alguna de color más rubio que en comparación con el resto patina bastante. La unión con Mikkeller era cerveza buena asegurada. Efectivamente lo es. 
La Elliot Brew tiene un color anaranjado en la cual se pueden ver restos de levadura con buena duración de espuma color blanquecno y dibujando un bonito encaje en el vaso. Aroma con notas resinosas unidas a notas frutales en las que predomina el melocotón y las naranjas. Sabor con fuerte amargor pero no muy molesto, sedoso en el paladar en el cual se aprecia lo bien compensada que tiene tanto las notas resinosas como las frutales, matices a naranjas amargas y pomelos y todo ello unido a una buena presencia a caramelo. Final con buen amargor bastante duradero, quizás un poco astringente.

Boon Oude Gueuze Mariage Parfait - Lambic Gueuze

Si he de poner una en este apartado de las levaduras salvajes esa es de la F. Boon Brouwerij. Es la que más me ha gustado teniendo en cuenta la permisa que puse al principio: no poner las del Festival de Cervezorama (la Alvinne Málaga Red siendo una Sour supera con creces a esta Boon; al igual que las otras dos lámbicas que pude probar: la Tilquin y la Fou Foune). He probado otras de estilo parecido pero tampoco las tengo en cuenta ya que las había probado 'de segundas' como puede ser el cervezón Cuvée de Ranke.
La Oude Gueuze  M.P. tiene un color dorado con espuma blanca más duradera que en otras que se pueden encontrar dentro de este estilo. En nariz tiene leves notas cítricas y levadura y el característico tartárico bien presente dandonos a conocer sus credenciales. Sabor con una acidez moderada dominada por la levadura y leves notas frutales. Una Lambic que la recomiendo a todo aquel que se quiera iniciar dentro de este estilo, muy fácil de beber y de trago largo.

Muskoka Winter Beard Double Chocolate Cranberry Stout - Imperial Stout

Que nos llegan muy buenas cervezas canadienses de un tiempo a esta parte es una realidad más que contrastada. Que gracias a ello sabemos que en Canadá se elaboran muy buenas cervezas no queda la menor duda. Marcas como Flying Monkeys (recomendable leer esta entrada de JAB para saber más de esta gente), Les Trois Mousquetaires, Le Trou du Diable o Muskoka como es el caso que nos ocupa han copado estanterías de tiendas de cerveza. La Winter Beard si por algo se caracteriza es porque es muy llevadera a la hora de beber. Teniendo en cuenta que es una botella de 75cl y que me la tuve que tomar yo solo ya que a Eva (mis contraria) las IStout no le van (qué lastima...).
Tiene un color marrón muy oscuro, casi negro con buena formación inicial de espuma de color tostado claro pero que disminuye bastante rápido. En el aroma se aprecian notas intensas a café, chocolate negro y a maltas quemadas unido a matices a caramelo requemado. Sabor a grano de café, maltas asadas y frutos rojos maduros. Final ligeramente amargo con trazas a azúcar tostado.

Naparbier Avant-Garde Series Dubbel - Abbey Dubbel

Que una micro española destaque por hacer una doble de abadía por lo menos llama la atención. Que haya una doble de abadía la cual yo encuentre muy decente que no sea de Bélgica también llama la atención. Que Naparbier esté en estos podiums con sus elaboraciones no llama tanto la atención. Y es hay una cosa cierta: que estos navarros desde mi humildísimo punto de vista han revolucionado el panorama microcervecero español y que cada cerveza que elabora realmente resulta de calidad notable.
La Avant-Garde es de color marrón oscuro con una finísima capa de espuma de color ligeramente tostado. En nariz se aprecian notas a caramelo, especias, toffe y ligeramente fruta madura. Sabor tentador ligeramente dulce y frutos secos con notas a melocotón en almíbar y caramelo. Final con leve amargor.

To Øl Sans Frontière - Belgian Ale

Mi valoración en Ratebeer de esta cerveza la empiezo así: Is there any beer in this brewery that is not really interesting!. He probado muchas cervezas de esta gente y a cada cuel mejor. Puede ser dos cosas o da la casualidad que he probado las mejores o que hacen cervezas realmente buenas. De hecho To Øl, mirando el apartado 'Estadísticas' de Ratebeer, se encuentra en cuarta posición de entre los productores los cuales más me gustan sus cervezas. Lo que si está claro que no soy el único que cuenta maravillas de ellos a raiz de algunas lecturas en la blogosfera.
La Sans Frontière es de un color cobrizo embaucador con una densa formación de espuma blanquecina, muy buena y larga retención y bonito encaje. Aroma a azúcar candé, notas a caramelo, especias, maltas tostadas y levaduras. Sabor ligeramente dulce al principio con notas especiadas y a levaduras propias de las Saison, con buena presencia de Brettanomyces, ciertas trazas a melaza y con el alcohol muy bien escondido por el catamelo. Final ligeraamente amargo con buena duración  y ciertas notas de dulzor en el paladar.


Esto ha sido todo lo más reseñable que me bebí durante el mes pasado, no hay mucho pero sí muy bueno y es que como dije en la anterior entrada el mes pasado bebí bastante cerveja a la que tuve que dar matarile no fuera que se me estropeara.

Un saludo a tod@s y encantado por la vuelta de nuevo.