miércoles, 4 de marzo de 2015

Minifestival de Yria (Valdemoro)

Día veintiocho de febrero grabado a fuego como el día en el que iba a tener lugar el Minisfestival de Yria en la C/Lisboa, Nave 3 de Valdemoro (Madrid). El maestro de ceremonias Ernesto con su cerveza Yria ayudado por su pareja Ani los cuales no pararon durante toda la jornada de servir cervezas detrás de la barra.

La jornada empezaba en La Tape desde donde salía el Birrabús que nos iba a llevar a dicho evento. No me canso de decir una y otra vez que se agradece el detalle del autobús ya que por poco dinero te llevan y te traen sin temos a controles de alcoholemia. Una vez 'aterrizados' en la nave industrial me topo de bruces con Jorge Cerveriana (el bloguero mayúsculo) y Victor Sierra. Ambos ejerciendo de coleccionistas de etiquetas primero, y de bebedores de cerveza segundo; que no perdieron la ocasión para ir al evento.

Habían once grifos con las siguientes cervezas: 
  • Yria Barley Wine Ani
  • Yria IPA Citra Mosaic
  • Yria Beerbol
  • Girardin Faro
  • De Molen Rasputin Eisbock
  • Fanø Havgus Green Tea
  • Reptilian Cacao IPA
  • De Dolle Stille Nacht
  • Beavertown / Dogfish Head Londonerweisse
  • Naparbier Pilsen
  • Two Roads No Limits Hefeweizen
La cosa empezó más bien floja en cuanto a afluencia pero fue llegar la hora de comer y empezó a llegar gente y a animarse la que ya estábamos hasta llegar la tarde, hora de máximo apogeo.
 
En cuanto a las cervezas anfitrionas destaca enormemente la Yria IPA Citra Mosaic, muy fresca con intensas notas cítricas. Con respecto a la Yria Beerbol destaca por su fuerte amargor y sun intensas notas a maderas y resinas a la vez de piel de naranja amarga. Por otro lado la Yria Ani, una Barley Wine de 14% ABV destaca por sus notas a melaza y pasas y ciruelas maduras con una alta presencia de alcohol. además en botella tomé la colaboración entre Yria y Reptilian The Nuclear Mutant Beast Vs The Giant Reptilian From Hell, una Black IPA con toques ahumados, centeno, bastante amargor y madera quemada. Un cervezón en toda regla.
 
Cayeron más, la De Molen Rasputin Eisbock con sus notas a melaza, caramelo y maltas tostadas; la Fanø Havgus Green Tea con matices dominantes a lúpulos florales a la vez de cñitricos; la Girardin Faro con su leve acidez y ligeras notas a cerezas y bayas; la Beavertown/Dogfish Head Londonerweisse con cierta acidez, notas cítricas y ligero malteado; la Reptilian Cacao IPA, con su leve amargor y muy fresca.
 
Quedaron algunas, la Stille Nacht que estaba rebelde ese día y cuando se rindió y ya estaba domada ya era demasiado tarde o la Two Roads que por 'H' o por 'B' como se suele decir no surgió nunca el momento. El resto de botellas que habían en los stands eran un poco innacesibles para tomarlas uno solo.
 
Por otro lado hubo gratas presencia aparte de los anfitriones. Allí estaban Isaac Beltrán de Reptilian; Víctor y Francisco de Zulogaarden; a media tarde apareció Boris de Mesones y Fernando Campoy de Cervezas Domus, etc.
 
En definitiva un Minifestival del cual algunos de nosotros ya estábamos ávidos que se produjera algo parecido. Ójala no sea el único. Seguro que con la buena aceptación que tuvo este, poco a poco va tomando más forma y se repite año tras año.

domingo, 1 de marzo de 2015

#La Ronda 30. Ferias y festivales cerveceros

Ya van treinta ediciones de La Ronda y en esta ocasión es el bloguero Iker Moreno del blog Cervecerías de España el que nos propone opinar sobre las ferias y festivales que se celebran en nuestro país. Muchas son las preguntas que da en su entrada las cuales van dirigidas o son enfocadas desde el plano del productor. Yo no soy productor ni lo pretendo así es que me voy a saltar ese guión y voy a opinar del tema desde la perspectiva que tiene el consumidor..., y en este caso en consumdor de Madrid.

Salvando las diferencias existentes entre cada término, ¿Son muchas las ferias/festivales dentro del panorama nacional?. Pues depende. Para alguien que vive en la zona de Cataluña diría que sí y si es uno que le gusta probar de todo lo nuevo pues le vendrá medio bien. Si tan solo se dedica a ir a pasarlo bien, conocer gente o ver a la ya conocida pues quizás en un momento dado pueda existir cierta saturación por el hecho de que todos los fines de semana haya una feria/festival.

En el caso de la zona centro que es por donde me muevo el panorama es bien distinto. En Madrid capital el año pasado tuvimos las dos fijas de L'Europe que ya están más que afianzadas, lo cual se agradece enormemente dicho sea de paso, independientemente si han habido ediciones que no han valido mucho la pena. Aparte la Feria Internacional Thielmann de Cerveza Artesana, el festival 3er Aniversario de Cervezorama y poco más. ¿Es este un ponorama cervecero idóneo para la capital del reino?, pues yo pienso que no, pero es el que hay. Aún así y todo hubo saturación. Ya sé que esto de las ferias se mueve a base de permisos y licencias de celebración pero clama al cielo que de los cuatro eventos importantes que hubo en la capital, la mitad fueron la misma semana. No voy a hablar mucho más de este tema pues pienso que tiene mala solución, o como cuando estudiaba matemáticas "solución indeterminada".

Copenhaguen Beer Festival 2013. Foto de aquí

Decía en dos párrafos más arriba "si tan solo se dedica a pasarlo bien...". ¿Cuál es el fin de una feria de cara al productor?, presentar/vender su producto. Me reitero: presentar y vender. Ya si le cuadran las cuentas o no es otro cantar. Para el consumidor yo como lo veo y como yo me lo planteo es para pasarlo bien y disfrutar. Lejos de probar todo lo que se mueve cerveceramente hablando en un momento dado en una feria para mi es la principal razón de asistir a la misma. Reconozco que está bien andar probando las nuevas novedades que la gran mayoría de los productores presentan, pero también pienso que no se puede abarcar todo. Y además como yo siempre digo: me parece más satisfactorio estar de charla con la gente conocida que me encuentre en una feria que probar todo lo habido y por haber y lo que no me da tiempo... llevármelo a casa en botella. Reconozco que los tiempos han cambiado. Por lo tanto, encontrarse con amigos, cerveceros, blogueros, etc: "satisfacción infinita".

Otro problema es el que se presenta más que a nadie a los productores; no es otro que el de las ganancias. Precisamente ayer en el Minifestival de Yria estuve hablando largo y tendido con los 'Zulo'. Me expusieron la problemática existente en su zona de influencia. No parece muy lógico que en una feria de un pueblo te pidan por asistir 300€ + IVA y a ello hay que sumar el gasto del posible alojamiento, combustible, comidas fuera, etc; cuando a la postre los resultados finales van a ser la asistencia de 'cuatro gatos' ya sea porque es una feria que ya de por sí tiene poco público, porque se le ha dado poca publicidad o porque en la comarca de al lado se celebra otra feria de similares características. En este caso, "ganancias cero".

Great British Beer Festival. Foto de aquí
En definitiva que esto de las ferias es muy complicado. ¿Qué solución sale de una ecuación en la que tenemos un "cero", un "indeterminado" y un "infinito"?, por no sumar muchísimos más factores y planteamientos. Es muy complicado encontrar la feria ideal. Haberlas haylas no digo que no, pero son aquellas que ya cuentan con una gran experiencia tras de sí; ya sea porque llevan un número de años celebrándose de éxito repetitivo año tras año o porque el 'modus operandi organizativo' es el más idóneo y cumple con las expectativas tanto para el comsumidor como para el productor.

lunes, 16 de febrero de 2015

Bares qué lugares. El Lúpulo Feroz. Oviedo #3

Con la visita a El Lúpulo Feroz aquel fin de semana de mayo dimos por concluidas nuestras visitas cerveceras en la capital del Principado de Asturias. Desde que llegamos tal que un jueves por la tarde no habíamos parado. De camino a Oviedo paramos por la micro/brewpub Curuxera y ya allí en nuestro destino visitas a Cá Beleño, Cimmeria y ahora por último El Lúpulo Feroz.


El Lúpulo Feroz está situado en la calle Ildefonso Sánchez del Río, 8 a unos 15 minutos andando desde nuestro anterior destino Cervecería Cimmeria. Está situado en una zona más tranquila que las bulliciosas calles céntricas o al menos eso me pareció a mi a las horas en que estaba por aquella zona; muy cercano a la Universidad de Oviedo.

Aquel día cuando entramos no estaban ni Andrés ni Vanessa. Llegaron después pero durante nuestra espera, corta, pude disfrutar de la cantidad de cervezas en botella que disponían. Ante nosotros se mostraban siete neveras con las puertas transparentes en donde se veían innumerables botellas de cerveza. No recuerdo qué era lo que ese día tenían pinchado en los grifos pero me decanté por una botella. No fue precisamente fácil escoger una ante la ingente cantidad de botellas pero mi elección se fue hacia una Les Trois Mousquetaires S.S. Kellerbier, no es de lo mejor que he probado de dicha cervecera pero no cabe duda que a esas horas de la tarde y la temperatura que hacía la cerveza entraba sola. Eva, mi mujer, se declinó por una Alvinne Morpheus Wild, cómo no..., buenísima, con notas a frutos rojos, azúcar y madera quemada junto a ese toque distintivo de la levadura Morpheus.

Vista general

Difícil qué escoger...

Para la segunda ronda había que meter algo más intenso en la boca una vez apaciguada ya la sed. Una Revelation Cat Bombay Cat Black Double IPA fue la elegida, con notas a maltas asadas, regaliz y granos de café que a pesar de su amargor es muy fácil de beber. Aparte mi mujer se decantó esta vez por una vieja conocida y que nunca defrauda: la Boon Oude Geuze à l'Ancienne.


La segunda ronda

A esto ya llegaron Andrés y Vanessa que habían estado, como yo suelo decir, de "japoneseo" seguramente por algún pueblecito de la provincia. Nos presentamos, aunque ya tenían nuestras "credenciales" gracias a David de Cimmeria. Gratas conversaciones se desarrollaron mientras corría la cerveza. Nos contaron algunas anécdotas del local: del arte de Vanessa de diseñar posavasos o etiquetas de las cervezas que se habían servido en grifo en el transcurso del año, todos los cuales estaban pinchados en un tablón de corcho, de haber pinchado a la vez todas las Amager correspondientes a la "The Sinner Series". Todo un hito. Creí leer por algún lado que en el BBF del 2014 se pudieron disfrutar de las siete cervezas a la vez, la segunda ocasión que ocurría. La tercera vez ya sabéis dónde: en el El Lúpulo Feroz.

Llegó un momento en el que Andrés me cogió del brazo y me dijo, vente a ver qué tomamos. Nos dirigimos a las neveras del fondo donde estaban mis querídísimas noruegas y danesas. No fue fácil la elección. De hecho nos sentamos (literal) frente a las neveras y tras una breve charla sin dejar muy claro cuál íbamos a coger nos decantamos primero por una Nøgne Ø Sunturnbrew. No soy muy dado al estilo de las cervezas ahumadas pero he de decir que esta me encantó especialmente. Todo fuera por la compañía, la situación, la conversación o una amalgama de todo. Como segunda opción (no recuerdo bien quién elegió una u otra) estuvo la Amager Hr. Frederiksen. Cerveza que ya la había probado previamente y con la que ese día disfruté más aún si cabe.

Una Impresionante IStout como colofón final
No quedaba tiempo de más, teníamos que cenar y luego volver a Cimmeria en donde David nos había instado a tomar la última. Precisamente las dos Nøgne Ø Red Horizon que ya conté en la entrada correspondiente. Nos fuimos de El Lúpulo Feroz con ganas de volver en otra ocasión con más fuerza si cabe.



Por supuesto, no quiero olvidarme, muchas gracias Vanessa y Andrés por hacernos pasar una tarde-noche espectacular en tan excelente compañía y con tan geniales cervezas. Sin duda que volveremos a vernos. Por cierto, el cachopo del sitio que nos recomendásteis y los chipirones a la plancha... brutales ;-)

domingo, 8 de febrero de 2015

Ratebeer Best 2014

Hace unos pocos días la mundialmente conocida web de valoraciones y catas publicó los premios Ratebeer Best 2014 tal y como hace todos los años. Entre las diferentes categorías están por supuesto: la mejor cerveza, ya sea en el ámbito mundial, dentro de cada país o dentro cada estado (de los EEUU, UK, Canadá o Alemania); o el mejor local; la mejor tienda; el mejor brewpub, etc. Es de resaltar y reseñar la enorme repercusión que tienen estos premios, no sólo por lo que ello representa sino también porque mucha gente se frota las manos y le sale el símbolo del dólar en los ojos cuando ve a que a su cerveza o local le ha caído un premio. Por eso y para no llegar tarde se ponen a hacer sus "deberes" meses antes.

Os dejo el link donde podéis ver todos los premios repartidos en cada una de las categorias. España por su parte se ha traido varios premios. A saber:
  • Top New Brewers in the World (desde el cuarto trimestre de 2013): #1 Edge Brewing Barcelona
  • Best Brewpub in Spain: Maquila Bar
  • Best Restaurant in Spain: Ale&Hop
  • Best Bottle Shop in Spain: Cervezorama 2.0, Rosses i Torrades, Cervezalandia, XXXII The Great Power of Beer & Wine, 2D2Dspuma
  • Best bar in Spain: BierCab (BCN), The Drunk Monk (Mataró, BCN), Kitsch Pop Bar (Vitoria), Hop Scotch (Málaga), Freiburg (Hospitalet de LL., BCN)
  • Top New Beer Releases in 2014 (listado de 50 cervezas): Beavertown / Naparbier Bone King, Edge Brewing Hoptimista IPA - Cascade
  • Best Beer in Spain: BIIR 4B Oude Gueuze - 2014 Lambic Series.
  • Best Brewer: Edge Brewing Barcelona
  • Best New Brewer: Edge Brewing Barcelona
No me voy a parar en cosas que ya se han comentando por 'h' y por 'b' referente a que ¿qué credibilidad le debemos dar a un listado en el cual, por poner un ejemplo, de entre las 100 mejores cervezas en el mundo, setenta y nueve de ellas pertenecen a los Estados Unidos?. Sólo me cabe pensar un par de cosas:
  • Que los norteamericanos en esto de la cerveza, y al igual que en otros ámbitos, no ven más allá de sus narices; y/o,
  • Que si bien hay muchos y muy buenas elaboraciones que se exportan fueran de los EEUU (con lo cual también esas cervezas pueden recibir votos extranjeros además de los propios con que ya cuentan con cierto amor patrio), no son quizás tantas buenas cervezas las que ellos importan (lo que también prueba el punto anterior).
Ni tampoco me voy a parar en ¿por qué de entre entre las cincuenta nuevas cervezas aparecidas en 2014, cuarenta y una de ellas son de los EEUU?.
  
Pero lo que no puedo dejar de obviar son algunos detalles que me dejan más que perplejo y me refiero a esos premios que han caído a España. Dije en el primer párrafo que muchos elaboradores, tenderos, dueños de locales, etc, se ponen a hacer sus deberes meses antes con el fin de conseguir un premio dentro de su categoría.

Es una práctica más que habitual por ejemplo que dentro de las valoraciones de los locales haya varias 100/100. La puntución máxima para un local. Más aún que alguna de esas valoraciones que tienen un 100 es el nombre de un usuario que pertenece a dicho local. Ahora me pregunto. ¿Tan dura es la competencia en Sevilla (por poner un ejemplo) para que haya una tienda de cervezas que se autovalora con un 100?; y no sólo eso sino que inste a conocidos suyos a que hagan lo mismo.

Por otro lado ¿cómo se puede entender que haya un brewpub como el mejor de España cuando no se fabrica cerveza en el mismo?, al menos por ahora, pero no hay que olvidar que estos premios son del año 2014...

Por no decir de aquellas cervezas que obtienen un 20/20 o puntuaciones muy próximas y luego resultan que no merecen mucho la pena y cuando uno indaga quién la ha valorado ve cosas más que sospechosas.

En definitiva, usuarios de Ratebeer (entre los cuales me incluyo) que en algunos casos se le debe prestar la misma atención a estos premios que al hecho de que entre las mejores cervezas del mundo la gran mayoría de ellas sean de los Estados Unidos. O sea, ninguna.

lunes, 2 de febrero de 2015

BBF 2015. Brouwerij Alvinne

Como años anteriores le gente del staff del BBF se pone en contacto con bloggers con el fin de que publiquemos una entrada referente a una de las cervezas presentes en dicho festival. El Bercelona Beer Festival de este año tendrá lugar durante los días 13, 14 y 15 de marzo en el Museo Marítimo de Barcelona.


En esta ocasión en la que participo, la primera todo sea dicho de paso, la cervecera elegida es la Brouwerij Alvinne. Tan admirada por unos y a veces un poco odiada por otros. El hecho principal de haberla escogido son principalmente las gratas sensaciones que me produjo el año pasado con las muchas cervezas que probé durante los doce meses.


La Brouwerij Alvinne nace de la gran afición a la cerveza de sus dos socios fundadores: Davy Spiessens y Glenn Castelain los cuales al principio elaboraban en las instalaciones de la cervecera De Graal. No es hasta finales de 2004 cuando Alvinne se convierte oficialmente en una fábrica de cerveza, eso sí, situada en una casa baja de madera en la ciudad de Ingelmunster. El principal objetivo era elaborar cervezas innovadoras empujando la barreras clásicas sólo haciendo uso de agua, malta, lúpulo, levadura y las notas que se le puedan sacar a las barricas de madera utilizadas. Debido al gran crecimiento y aceptación que tuvieron las elaboraciones, en 2007 se deciden mudar a Heule en donde ya pudieron elaborar hasta 450 hectolitros al año. 

Tres años más tarde se une a ellos Marc de Keukeleire, un artífice en el trato de las levaduras y el cual se incorporó no con un "pan debajo del brazo" sino con una cepa de levadura cultivada por él mismo: la Morpheus.

Marc de Keukeleire, Glenn Castelain y Davy Spiessens
Marc encontró su levadura en la región francesa de Auvergne (lugar muy conocido por sus riquísimos quesos). Según sus palabras una levadura idónea para la elaboración de la cerveza "debe ser capaz de fermentar la maltosa (azúcar que se encuentra en la malta) y a su vez debe ser tolerante al alcohol". Así es como en 2010 todas las cervezas de la gama Alvinne ya empiezan a ser fermentadas por la levadura Morpheus. Las cervezas Alvinne deben gran parte de su singularidad a esta levadura, la cual es conservada a -70º C en los bancos de levadura a fin de tener una "copia de seguridad".

La propia Universidad de Lovaina, especializada en el conocimiento de las levaduras analizó la Morpheus en la cual encontraron cepas de Saccharomyces Cerevisiae y bacterias lácticas (fotos de la derecha) conviviendo en un medio el cual Marc denomina 'matriz'. La fermentación con levaduras y bacterias lácticas de una vez se denomina "fermentación mixta".

Ya en 2011 es cuando deciden trasladarse a su ubicaión actual, un pequeño pueblo de la región de Flandes Occidental llamado Moen; instalando nuevos tanques de fermentación y así garantizar el aumento de la capacidad de producción con el fin de satisfacer la creciente demanda.

Tienen una gama de colecciones de cerveza más o menos fijas:
  • Colección Special Alvinne: Mad Tom, Mano Negra, Balthazar II, Melchior, Gaspar y Land van Mortagne
  • Colección Morpheus: Morpheus Extra RA, Morpheus Tripel y Morpheus Dark
  • Colección 'Sour': Ω (Omega), Σ (Sigma), Φ Phi, Wild West, Undressed Foederbier BA, ESB Limited, Cuvee Freddy y Kerasus 2013
  • Colección Alvinne Oak: Cuvée de Mortagne, Melchior Bourbon, Mano negra Bourbon, Cuvée Derpigny y Mano Negra Chili Stout.

Debido a la fermentación mixta Alvinne puede preparar tanto cervezas de corte tradicional como cervezas más agrias. La levadura Morpheus tiene una tolerancia muy alta al alcohol. La cerveza Cuvée de Mortagne, la cerveza que a priori se va a traer al BBF'15 tiene una graduación de 14% de ABV. Muy pocas cepas de levaduras pueden tolerar tal cantidad de alcohol. Esta cerveza es envejecida en barricas de vino Pomerol el cual proporciona matices dulces y a pasas a la propia cerveza.


Hoy día Alvinne es reconocido mundialmente como el gran innovador mundial para las cervezas amargas de fermentación mixta. A pesar de su juventud ha gozado y goza de gran reconocimiento mundial.

A modo de curiosidad su nombre viene tanto de la literatura neerlandesa como de los cuentos mitológicos de los hermanos Grimm. Alvinne son aquellos pequeños espíritus femeninos alados que habitan en las zonas cercanas a los pantanos de los castillos de Flandes y que son protagonistas tanto de los cuentos populares locales como en alguna de sus etiquetas.


Ya solo me queda decir: a disfrutar de la Cuvée de Mortagne en el BBF'15 o cualquier otra que se pueda incorporar a última hora.

miércoles, 21 de enero de 2015

Coleccionismo. Placas de cerveza #1

Si digo "colección de placas de cava" todo el mundo lo puede tener más o menos claro a qué me estoy refiriendo: a aquellas placas que acompañan al corcho de las botellas de cava y que van sujetas por medio de un ¿bozal?, o con su palabra catalana propia: morrió. Este tipo de coleccionismo, el de placas de cava, puede estar más o menos bien extendido por España, más concretamente en Cataluña; pero también en otros países como Francia, Italia, Bélgica, Estados Unidos, etc.

En cambio, si digo "colección de placas de cerveza" a lo mejor la gente le da por pensar que son placas antiguas en metal que se instalaban en las paredes de los bares o edificios para anunciar la cerveza de rigor. Aquellas que en el Delirium Tremens bruselense abundan por todos lados de la planta intermedia. Pudiera ser, falta de razón no falta. Quizás sea porque este tipo de breweriana no está muy extendido por España pero yo me refiero a las del mismo tipo que las placas de cava, aunque en este caso..., del líquido que nos une en este blog: la cerveza.

Ya digo que no está muy extendido este tipo de coleccionismo por España. Yo en vano, sólo conozco a unas cinco o seis coleccionistas que se dedican de manera semi-exclusiva a estas placas. Pero si salimos fuera de nuestras fronteras ya es otra cosa. Bélgica, Francia, Italia,..., los mismos países que principalmente se dedican al coleccionismo de placas de cava son aquellos donde más coleccionistas de este tipo de breweriana se encuentran. Por otro lado es muy normal que aquel coleccionista que se dedica a coleccionar las de cava también haga un giño a coleccionar las de cerveza.

No sabría decir desde cuando existen estas placas de cerveza. No tengo datos fiables como los puedo tener, por ejemplo, de cuándo se diseñaron los primeros posavasos y dónde. Lo que sí creo saber es cuál es de momento la placa más antigua catalogada hasta la fecha. Bien pudiera ser esta de Grimbergen de la imagen de la derecha. El diseño de la misma es lo que más me hace pensar que se trata de una placa que ya tiene bastantes años..., más de 20-25 seguro, merced también a la existencia de un posavasos con practicamente el mismo dibujo. Quizás la calidad de la foto no es muy buena, desafortunadamente no la tengo en mi colección como para que sea mejor. También podrían ser algunas de las placas de Mort Subite que mostraré más adelante.

Vamos quizás a lo más llamativo y vistoso que pueda ser esta entrada que no es otra cosa que algunos de los diseños más bonitos que más me gustan, ahora sí, dentro de mi colección.

BÉLGICA

Diferentes placas para los diferentes sabores de la cerveza Mort Subite

De izquierda a derecha: Jupiler, Wittekerke Rosé, Brugse Zot, Delirium Tremens y Geneviève de Brabant

De izquierda a derecha: Lefebvre Saison 1900, Lupulus, Paljas Blond, Sint Bernardus Abt 12 y St. Stefanus

               BRASIL                    CANADÁ               DINAMARCA                ESPAÑA              REINO UNIDO

De izquierda a derecha: Falke, Belgh Brasse 8, Ørbæk, La Cervesera Artesana, Meantime Br. 

FRANCIA

De izquierda a derecha: Ch'Ti Brune, Britt, Chant du Loup, Mélusine y La Rouget de Lisle

ESTADOS UNIDOS

De izquierda a derecha: Flying Dog, Ommegang, Stone, The Upland Br. y Uinta Br.


              LITUANIA                  ISRAEL                                HOLANDA                              ALEMANIA

De izquierda a derecha: Aukstaitjos, Golan Br. La Trappe, Hertog Jan y Weihenstephan


Es sólo una pequeña muestra de algunas de las placas que más me gustan o que el conseguirlas me ha hecho especial ilusión. En este link podéis ver todas las que tengo en mi colección. Más de 200 de catorce países diferentes. De ahí el motivo de la publicación de esta entrada: el haber alcanzado esa cifra de placas de cerveza*. 

Decir también que de unos meses a esta parte ha habido un verdadero auge en la aparición de nuevos diseños por parte de nuevos produtores procedentes de países con gran tradición en la existencia de placas. Incluso han habido países en donde cerveceras se han animado a sacar una con diseño propio, como puede ser Lituania (ya se muestra arriba), Portugal por parte de la micro Letra, Rep. Checa por parte de la Pivovar Svitavy. Otras, por otro lado han cambiado sus diseños como puede ser Chimay, Castelain, Rodenbach, etc.

Espero que haya gustado esta temática de coleccionismo, muy poco conocida por España pero no por eso menos vistosa. Y ya sabéis si tenéis o encontráis alguna no dudéis en poneros en contacto conmigo para poder incrementar la colección. Si no la tengo genial; y si la tengo ya me preocuparé de intercambiarla...

Muchas gracias de antemano.

* Esta entrada iba a ser publicada en navidades, cuando a mediados de diciembre conseguí mi placa número 200. Debido a unas entradas que tenía que publicar sí o sí, la entrada ha sufrido cierto retraso en ser publicada. Ahora tengo exactamente 212 placas diferentes.

miércoles, 14 de enero de 2015

#LaRonda 29. Cerveza y mujeres

Segunda ronda en la que participo y esta vez ha sido Joan Birraire el que ha propuesto un tema del que hablar que..., o uno se mete a fondo y se mete en un compromiso de tres pares; o se queda a medias entrando en un bucle del cual no sabe cómo salir sabiendo que debe medir muy mucho sus palabras para no 'cagarla' demasiado.


Es difícil explicar los impulsos nerviosos que recorren esas conexiones de mielina en el cerebro de las mujeres. El cerebro de las mujeres contra el de los hombres: el análisis contra la practicidad. En esta entrada voy a dar mi visión de lo que son las cervezas para con las mujeres, viéndolo de una forma global; y por otro lado mi visión particular. Todo ello sin fastidiarla mucho ni caer en demagogias.

No hace mucho lei precisamente un muy buen artículo del cual quise escribir y ante la saturación de entradas ineludibles que tuve el mes pasado..., así paso. En el mismo se comentaba la gran aceptación que había tenido la cerveza entre las mujeres en el pasado Great American Beer Festival (GABF). Según el Dr. Bart Watson de la Brewers Association. aquí unos datos:
Imagen de aquí
  • Las mujeres entre los 21 y los 34 consumen cerveza artesanal por encima de la media de los EEUU, por lo tanto representan uno de los grupos más fuertes de los partidarios de este tipo de cerveza.
  • La misma orquilla de edad en las mujeres representa el 15% del consumo total de las cervezas artesanales.
  • Las mujeres representan el 25% del consumo total de cerveza; y un 37% en el caso de la cerveza artesanal en los EEUU.

    Sin duda unos datos que quizás hace unos pocos de años no se acercaban ni por asomo. ¿Por qué entonces los fabricantes se empeñan en elaborar una cerveza específica para las féminas?. Puede ser que el mercado en los EEUU no sea el mismo y esas estadísticas no puedan ser extrapoladas al mercado nacional e incluso al europeo pero no cabe duda los cambios demográficos existen tanto allí como aquí.

    Ya leímos también, gracias a la cita de Joan Birraire, la entrada de Martyn Conelly en Zythophile en la que decía que toda cerveza elaborada pensada por y para las mujeres había sido un fracaso total. De ahí se demuestra que no hay que buscar nada especial para que una cerveza guste o no guste a las mujeres.

    Teniendo en cuenta las tres premisas anteriores con las estadísticas de las mujeres en el GABF y esta última se me ocurre decir que la mujer tiene el paladar tan bien preparado para la cerveza como los hombres. No he encontrado ninguna referencia en la web en la que se compare el paladar de una mujer con la del hombre en cuanto a la cerveza, pero sí en el caso del vino. Ambos paladares, de una y del otro están preparados para cualquier tipo de vino, no hay diferencia alguna. Esto sí se podría extrapolar a la cerveza.

    Entonces qué es lo que define que a una mujer no se tire por la cerveza y un hombre sí. Por lo que he viajado al extranjero a Irlanda, Alemania, Bélgica, Italia, Francia y recientemente a Dinamarca es fácil encontrar a un hombre sólo o acompañado de otros bebiendo cerveza. Esto no ocurre con las mujeres. Vamos a ver esta gráfico y quizás lo aclara todo en el que parece estar claro que el beber cerveza es de las últimas prioridades que tiene una mujer. Antes de eso prefiere muchas otras cosas. Y que conste que esto ni es bueno ni es malo ni me gustaría que nadie le busque tres pies al gato al diagrama. Tan solo es cuestión de prioridades.

    Foto de aquí

    Y todo ello a pesar del papel que ha representado la mujer en el mundo cervecero, que no es poco. Desde tiempos inmemoriales en la que la mujer era la que se dedicaba a la agricultura y todo lo que la rodeaba hasta las insignes figuras que evolucionaron el mundo de la cerveza o las actuales elaboradoras que no tienen nada que envidiar de sus compañeros masculinos. Así es que me atrevo a decir que:
    • La mujer que bebe cerveza y la disfruta lo hace en unas cifras muy similares a los hombres, y por ende; 
    • La mujer está tan bien preparada para percibir las cualidades de una cerveza como el hombre.
    • La mujer, por regla general, no tiene la cerveza como uno de sus targets prioritarios.
    • No hace falta que las cerveceras se empeñen en elaborar una cerveza específica para las mujeres, tienen el mismo paladar que los hombres.
    • ...y encima ellas no sufren de barriga cervecera, o al menos ésta siempre está ligada a los hombres.

      *          *          *          *          *

      Foto de aquí
      Por otro lado voy a contar mi experiencia para con las mujeres y la cerveza, ejem..., vamos a cambiar el número de los sustantivos: mejor dicho mi mujer y las cervezas. La conozco desde 1996, época en la que bebíamos minis de cerveza, no sé cuál, pudiera ser El Águila o más probablemente Mahou. El caso es que nos la bebiamos, y más yo que daba los tragos más largos..., como si hubiéramos corrido la maratón de las arenas hacía pocos minutos. No la apreciábamos, aparte que un pub con música a tope es de los peores sitios para captar cualidades a la cerveza. Poco a poco gracias a algunas cervecerías especializadas que aún hoy perdura alguna conocimos las belgas y las alemanas (las cervezas) y mientras que yo empezaba a probar unas con más contenido alcohólico ella dedicaba a las afrutadas (Mort Subite, Lindemans, Chapeau,...). Apuntaba maneras.

      [...]

      Hace cosa de unos seis o siete años yo tuve un desencuentro con Cantillon durante mi primer viaje a Bélgica. Después de visitar la brasserie nos dieron la cata de rigor y no me gustó nada. Pienso que a toda cerveza se le tiene que dar una segunda oportunidad y así es como hace cosa de tres años me dije que quería volver a probar esas delicias lambicas que tanto me disgustaron tiempo atrás. ¿Quién me iba a ayudar a ello?, mi mujer. Pensé que si le gustan las afrutadas desde hace tiempo por qué no estas. Acerté de lleno. Desde entonces no hay fin de semana sí otro no que caiga una lambic/sour.

      Poco a poco le he ido dando otros estilos, algunas IPAs no muy estridentes, otras de corte belga más acaramelas, alguna de trigo. Todo un éxito, eso sí, piano piano. Salvo las stout, porter, IStout...!!!, será... Bueno si me tengo que sacrificar a beberme yo sólo una botella de 50 o 75cl..., qué remedio.

      ¿Es mi mujer cervecera?, yo considero que no. Esporádicamente bebe alguna cerveza o la compartimos pero no la considero cervecera. Sabe apreciar la cerveza y le saca cualidades, por supuesto. En definitiva que para nada me puedo quejar.

      Por ello me reitero. Cualquiera, mujer u hombre puede y sabe apreciar la cerveza y ésta puede estar tan ligada a los hombres como a las mujeres. Todo es cuestión de fijar prioridades y sobre todo la situación más propensa para degustar una buena cerveza.